Cada uno según el don que ha recibido

Como les dije, lo que sucede es que cuando se habla de los dones, lo primero que nos viene a la mente son cosas como la profecía, la sanidad, y demás. Pero en realidad esto no son todos los dones. Examinemos ahora brevemente dos de los dones en la descripción que el Apóstol Pablo nos provee, que yo sé que toda persona aquí posee.

Anuncios

“…Palabra de sabiduría…” ¿Qué significa esto? Esto significa dar un consejo saludable y sabio, o presentar nuestra opinión, basado en nuestras propias experiencias y más que todo en nuestra fe. No hay que ser un erudito de la palabra para hacer esto; no hay que ser un consejero profesional; lo único que necesitamos es pedirle al Padre que guíe nuestros pensamientos y palabras.

Fíjense como dice Salmos 143:10 cuando leemos: «…Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud….» Para poder aconsejar a las personas lo único que necesitamos es tener un entendimiento básico de la vida, y fe en que Dios guiara nuestros pensamientos y palabras.

“…Palabra de ciencia…” ¿Qué significa esto? Esto significa tener la capacidad de hablar con un buen conocimiento de la Palabra de Dios. Y les digo hoy, que toda persona que asiste a esta iglesia, si a través del tiempo ha prestado atención a lo que aquí se predica, entonces tiene un buen conocimiento de la Palabra de Dios.

Anuncios

Al ser atacados por religiones y sectas que buscan separarnos de la presencia de Dios, todos aquí saben muy bien que Jesús nos dice: “…Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí…” (Juan 14:6).

Al ser atacados por las mentiras del diablo y ser tentados por la seducción de este mundo, todos aquí saben muy bien que la Palabra de Dios nos llama a: “…Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor…” (Hebreos 12:14)

Al ser atacados por espíritus destructores que buscan robarnos la paz, y atraparnos en la red de depresión, todos aquí saben muy bien que Jesús nos dice: “….Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar….” (Mateo 11:28)

Anuncios

Así que, no digas que no tienes palabras de ciencia que ofrecer, sino búscalas y las encontraras.

Pero recordemos que los dones no son para ser usados como muchos hacen; los dones no son una herramienta para obtener reconocimiento, fama y riquezas, o para destacarnos. Los dones son para que los usemos para glorificar al Padre.

Fíjense bien como esto es algo que queda bien reflejado en Colosenses 3:17 cuando leemos: “….Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él…” ¿Cómo podemos nosotros glorificar al Padre?

Anuncios

Nosotros glorificamos al Padre cuando permitimos que Él nos guíe a hablarles a todos aquellos que aun no le conocen. Nosotros glorificamos al Padre cuando le brindamos a aquellos que nos rodean palabras de sabiduría y ciencia.

Para concluir. Todos aquí debemos ocuparnos de desarrollar los dones que el Señor ha derramado sobre nosotros. Fíjense bien como lo dijo el Apóstol Pablo en 1 Corintios 14:12 cuando leemos: «…Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia…» Todos aquí debemos asegurarnos de perseverar en la sana doctrina, y no permitir ser influenciados por las mentiras del diablo.

Existen muchas cosas que otros no pueden hacer por nosotros. Digo esto porque yo, ni ninguno de los que ministramos aquí, conocemos a todos los que les rodean. En otras palabras, yo, ni ninguno de los ministros aquí, podemos brindarle a todas las personas que te rodean palabras de sabiduría y palabras de ciencia; sin embargo tu ¡SI!

Recordemos que Dios a través de Su palabra: “…nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios…” (2 Corintios 1:4).

Anuncios

Recordemos que solo nosotros podemos declarar que: “…somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó…” (Romanos 8:37)

Recordemos que solo nosotros podemos decir: “…Todo lo puedo en Cristo que me fortalece…” (Filipenses 4:13). Y esto es exactamente el don de “fe”, el cual todos aquí poseemos.

Así que no digas que no tienes dones, sino comienza a usarlos con el propósito que Dios te los ha entregado. Comienza a usarlo para predicar a Cristo.

[1] Autor desconocido
[2] The Wilkinson & Boa Bible Handbook
[3] Christian Anti Defamation Comission
[4] Wikipedia – National Day of Prayer
[5] Huffington Post – National Day Of Prayer 2010: Federal Judge Rules Unconstitutional – Todd Richmond – 04/15/2010

Publicaciones Similares