Predicas Cristianas

Haznos dioses que vayan delante de nosotros

Pero debido a que Cristo aun no ha regresado y que no le podemos ver físicamente, a través del tiempo, el hombre ha sustituido la obra redentora de Cristo con tradiciones y rituales. El hombre a través del tiempo ha cambiado la verdad de Dios para suplir sus conveniencias y avaricia, y es por eso que hoy vemos tantas sectas y movimientos religiosos que en realidad no tienen nada que ver con Cristo. El hombre al igual que el pueblo de Israel ha endiosado imágenes y humanos. Esto es algo fácilmente encontrado en la religión católica, pero la realidad es que no es algo exclusivo de ellos. Digo esto porque con solo analizar pequeñas partes de la historia humana, no es difícil encontrar como el hombre debido a la vanagloria, el orgullo, y la avaricia, ha endiosado el dinero y en muchas ocasiones al hombre. ¿Cómo así?

Anuncios

Permítanme ponerles un ejemplo; hace un tiempo atrás recibí una correspondencia electrónica de una persona que se identifico como un pastor de una obra en un país de sur América. Esta persona comenzó su carta humildemente contándome de los problemas que estaba atravesando debido a que no comprometía su fe. Este hombre me conto que su país se encontraba en una crisis espiritual muy grande, y me pidió que viajara a ese país para conducir una campaña de avivamiento al nivel nacional. Les puedo decir que me sentí muy bendecido al leer ese e-mail, y le di gracias a Dios por haber permitido que las predicaciones que publico en el Internet le hayan servido de bendición a este hermano a quien yo no conozco. Inmediatamente le conteste y le di las gracias por su correspondencia, pero a la misma vez le informe que en estos momentos nosotros no podíamos llevar a cabo una campaña de esa índole

Le explique que no contamos con los recursos económicos necesario; también le dije que nosotros estamos orando para que Dios nos proporcione los medios para algún día poder llevar Su palabra a diferentes naciones y regiones. Les puedo decir que esta ha sido mi visión desde que comenzamos esta obra, al igual que ha sido la visión de todos nosotros que hemos luchado para mantener las puertas de este templo abiertas, aunque en ocasiones se nos ha hecho difícil, ya que un dólar hoy en día no tiene el mismo valor que en tiempos atrás. Pero, como les dije al principio, las cosas verdaderamente importantes nunca son fácil. Bueno, no les quiero cansar, pero al cabo de algún tiempo recibí una respuesta a mi e-mail, y les puedo decir que me decepciono grandemente.

La respuesta que recibí me decepciono porque en el e-mail que recibí de este supuesto hombre de Dios, él me dijo que él había recibido «bendiciones» de muchas organizaciones, pero que se sentía triste porque de nosotros no había recibido «ni aunque sea una.» ¿Por qué me decepcione tanto? Me decepcione porque esta persona aparentemente ha confundido la bendición de Dios con el dinero; aparentemente este hombre, al igual que muchos hoy en día, ha cambiado la Palabra de Dios por el dólar. Esto es algo que desdichadamente sucede con frecuencia. Es triste decirlo, pero tenemos que reconocer que existen numerosas personas que han hecho un negocio de la iglesia; y todos sabemos lo que Cristo nos enseño acerca de esto[3].

Anuncios

Pero no obstante las enseñanzas de Cristo, como el hombre no le puede ver físicamente, el hombre se ha alejado de Su voluntad. En otras palabras, el hombre ahora adora al mismo dios que el pueblo de Israel construyo, el hombre adora al oro y la plata. También existen todos aquellos que debido al orgullo se han endiosado; estoy hablando acerca de todas aquellas personas que dicen servir a Dios pero que han permitido que la congregación les endiosen dé tal manera que en muchas ocasiones no pueden ser alcanzados por personas que necesitan su soporte espiritual.

Existen numerosas personas con puestos importantes en la iglesia, como ministros, diáconos, pastores, obispo o cualquier otro puesto que pueda existir que le ha dado cabida el enemigo en su vida permitiendo que la congregación les endiose. ¿De qué les estoy diciendo? Les estoy hablando acerca de esas pequeñeces que muchos consideran que no deben ser hechas por un pastor. Cosas tan insignificantes como servirle un plato de comida a un hermano, barrer y limpiar el templo, sacar la basura, etc.

Pero les digo que estas pequeñeces son las que nos mantienen humilde. Estas pequeñeces son lo que nos ayudan a mantenernos concentrados en lo que realmente importa. ¿Qué es lo que realmente importa? Lo que realmente importa es servir a Dios de todo corazón. Y la humildad es algo que tendrá su recompensa. Esto es algo que queda bien declarado en 1 Pedro 5:4-6 cuando leemos: “…Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. 5Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes. 6Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo…” Pero desdichadamente la humildad es algo que carece en la vida de muchos. La mayor razón por lo que esto sucede es porque al igual que el pueblo de Dios perdió de vista a Moisés, muchos en el pueblo de Dios han perdido de vista a Cristo. Una vez que perdemos a Cristo de vista, entonces le damos cabida al enemigo en nuestra vida.

Anuncios

La verdad de Dios es que Jesús ascendió al cielo a la diestra del Padre, Él ascendió al cielo a preparar un lugar para todos aquellos que perseveren en Él, pero al igual que el pueblo de ese entonces se hizo un ídolo de oro y plata y le adoraron, el pueblo de Dios de hoy en día ha hecho lo mismo. El hombre ha creado imágenes e ídolos, ha inventado dioses falsos, ha cambiado las bendiciones de Dios por cosas terrenales. ¿Qué les estoy tratando de decir con todo esto?

Lo que les estoy diciendo es que cuando el ganar más dinero se convierte más importante que asistir a la congregación para alabar y escuchar la Palabra de Dios, entonces hemos cambiado a Dios por un ídolo. Cuando ofrendar o diezmar nos causa dolor, entonces hemos cambiado a Dios por un ídolo. Cuando no hacemos labores porque consideramos que son degradantes a nuestra posición, entonces nos hemos endiosado y el Señor nos dejo una gran lección acerca de todo esto[4].

Cuando tratamos de hacer las cosas por nuestras propias fuerzas, estamos socavando la autoridad y el poder de Dios. Cuando las tradiciones y costumbres gobiernan nuestra manera de pensar y sentir, entonces hemos cambiado las enseñanzas de Cristo.  Todos debemos reflexionar en estas cosas porque si nos encontramos en esta posición tenemos que despertar a la realidad de que no estamos haciendo la voluntad de Dios.

Anuncios

Tenemos que despertar a la realidad que muchos han cambiado las enseñanzas de Cristo por las fábulas de demonios y que de todo esto se nos fue advertido. Fíjense bien como esto es algo que queda extremadamente claro en 1 Timoteo 4:1 cuando leemos: “…Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios…”

Para concluir. El mundo se encuentra atravesando por situaciones difíciles, y hoy más que nunca tenemos que estar atentos y vigilantes para evitar que nuestro enemigo nos desvié del único camino que existe para llegar al Padre[5]. Adoremos  a Dios y solo Dios; digámosle NO a los ídolos y falsas doctrinas.

No nos dejemos confundir, Jesús fue a preparar morada para nosotros en la casa de nuestro Padre. Esperemos en Él pacientemente, con toda nuestra fe, porque Él vendrá por su iglesia con poder y gloria. Nunca nos olvidemos de lo que el Señor nos dice en Apocalipsis 22:12 cuando leemos: “…He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra…”

Aunque el Señor en su cuerpo físico se fue de este mundo, no nos encontramos abandonados y huérfanos, tenemos al consolador; confiemos en el Espíritu Santo que ahora mora en nosotros. No seamos como el pueblo de ese entonces; no permitamos ser engañados por hombres que han cambiado la gracia y gloria de Dios por inventos del hombre. No nos dejemos engañar por ese demonio mentiroso con doctrinas y enseñanzas falsas. Esperemos en Él Señor pacientemente y Él se glorificara en Su tiempo.

Anuncios

Nunca pienses que se ha olvidado de ti, sino di con confianza como encontramos en Salmos 89:13 cuando leemos: “…Tuyo es el brazo potente; Fuerte es tu mano, exaltada tu diestra…”

[1] Éxodo 3:7-10
[2] Éxodo 7:17; 8:5; 8:16-17; 8:24; 9:6; 9:10; 9:23-24; 10:14-15; 10:21-22; 11:5
[3] Mateo 21:11-13
[4] Lucas 22:24-27; Marcos 10:44-45
[5] Juan 14:6

© Copyright José R. Hernández, todos los derechos reservados.

Entradas Similares