Después del servicio de la semana pasada, conversé brevemente con uno de los hermanos, y él me dijo algo bastante interesante, y que creo que es algo que un buen número de cristianos han pensado en un momento u otro.

Él me dijo: -pastor, lo que esta escrito en la biblia no hay quien lo detenga (refiriéndose a los tiempos malos, apocalípticos, y de tribulación); sin embargo, usted predica como si nosotros pudiésemos hacer algo para detenerlo. ¿Qué interesante declaración, verdad? ¿A cuántos les ha pasado esta pregunta, o algo similar por la mente?

Estoy en completo acuerdo en que no existe algo que una persona o institución pueda hacer, para detener el cumplimiento de la palabra de Dios [1]. Así que yo no predico que podemos hacer algo para retrasar, o evitar que suceda lo que nos revela la palabra de Dios; sin embargo, lo que si predico es que como cristianos fieles, si podemos hacer algo para evitar que las maldiciones que han de venir sobre este mundo lleno de maldad, caigan sobre nosotros.

Lo que si predico es que como cristianos fieles podemos, y tenemos, que combatir las fuerzas del enemigo que tratan de infiltrarse en nuestros hogares, familias, y vida. Lo que si predico es que como cristianos fieles podemos, y tenemos, que mantenernos siempre alertas y listos para enfrentar cualquier batalla que se presente, con una fe sólida e inmovible [2].

Anuncios

Lo que si predico es que como cristianos fieles, no podemos permanecer en silencio ante toda la maldad que existe en el mundo, sino que tenemos que cumplir con la misión que Jesucristo le encomendó a la iglesia [3]; tenemos que pararnos en oposición a las abominaciones, y ser testigos de Jesucristo en todo momento [4]. Con esto no es que estemos tratando de evitar o retrasar lo que ha de suceder, sino que es cumplir con nuestra obligación, y tratar de salvar a todos aquellos que están completamente perdidos.

Ahora la pregunta que surge es: ¿Cómo podemos lograr estas cosas?

La respuesta es fácil; tenemos que ser atrevidos. Tenemos que atrevernos a ser muy diferentes del resto del mundo; tenemos que atrevernos a desafiar la conformidad tan grade que existe, y pararnos firmes en nuestra fe. Hoy en día estamos viendo como el poder del maligno se esta moviendo como nunca antes.

Por ejemplo: Una organización llamada Templo Satánico pretende instituir clubes satánicos para después del día escolar, en las escuelas primarias públicas, para contrarrestar lo que ellos ven como un “adoctrinamiento” religioso de programas cristianos, tales como el Club Buenas Noticias [5].

Y el lunes, 1ro de agosto, varios distritos escolares de Estados Unidos, indicaron que creen que el plan del Templo Satánico para abrir “Clubes de Satanás” después del día escolar en las escuelas primarias, probablemente se conforma con sus políticas y leyes locales. Y deseo que sepan que ellos están emprendiendo una campaña nacional para llevar a cabo su fin [6].

Anuncios

¿Qué podemos hacer nosotros para combatir estas cosas? Como el pueblo de Dios que somos, ¿Qué tenemos que hacer? Este será el tema que exploraremos hoy. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

Hebreos 12:12-14Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. 14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

En estos versículos encontramos los dos primeros pasos que todo cristiano tiene que dar, para combatir los poderes del maligno. ¿Por qué digo esto? Lo digo porque si verdaderamente estamos dispuestos a ser la diferencia en este mundo, cuando verdaderamente estamos dispuestos a cumplir con nuestra misión, y desafiar la corriente de maldad que fluye por este mundo, tenemos que hacer como se nos dice aquí: “…levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas…” ¿Qué les quiero decir con esto?

Lo que les estoy diciendo es que como cristianos fieles, tenemos que dejar de hacer pretextos y excusas, y asumir la responsabilidad que se nos ha encomendado. Como cristianos fieles tenemos que tomar muy en serio el llamado que Dios nos ha hecho.

Como cristianos fieles no podemos depender de que otros sean los que obren para el reino de Dios, sino tenemos que obrar para el reino de Dios. Como fieles creyentes no podemos tener nuestras manos caídas, sino tenemos que tener nuestras manos activas.

Anuncios

En la traducción de la biblia en inglés, “The Living Bible” encontramos que Proverbios 16:27 dice: “…Las manos ociosas son el taller del diablo; los labios ociosos son el protector bucal…” Y esto es una gran realidad. Pensemos en esto por un breve momento para determinar si esto tiene sentido o no.

Preguntémonos, ¿puede un carpintero construir un gabinete con sus manos a su lado? ¿Podrá un albañil construir un edificio con sus manos a su lado? Claro que NO. Los obreros necesitan usar sus manos e instrumentos, los cuales les facilitan que puedan terminar el trabajo que inicien.

La realidad es que no existe mucha diferencia entre estos obreros y los cristianos. La razón por la que digo esto es porque una vez que aceptamos a Jesucristo como nuestro Rey y Salvador, automáticamente hemos aceptado la responsabilidad de obrar para edificar el reino de Dios [7].

La única gran diferencia que existe entre los albañiles y carpinteros, y los cristianos, es que ellos solo podrán construir y edificar cosas temporales; sin embargo, los cristianos fieles no obran para edificar lo temporal, sino que obran para edificar y engrandecer el reino de Dios aquí en la tierra.

Pero el problema es que existe escasez de obreros cristianos [8]. Esto nos conduce al segundo punto, que encontramos en el primer versículo que estamos estudiando en el día de hoy.

Cuando verdaderamente queremos ser la diferencia en éste mundo, y cuando verdaderamente nos proponemos desafiar la malicia que abunda en el mundo, tenemos que doblar “…las rodillas paralizadas…” Dile a la persona que tienes a tu lado: hay que doblar rodilla [9].

Como he dicho en numerosas ocasiones, y no me canso de repetir, no existe substituto para la oración. Como cristianos fieles tenemos que doblar rodilla y orar por nuestros hermanos; tenemos que doblar rodilla y orar por nuestra iglesia; tenemos que doblar rodilla y orar por los futuros líderes y obreros; tenemos que doblar rodilla y orar por los jóvenes y niños; tenemos que doblar rodilla y orar por la obra de Dios.

Páginas: 1 2