Predicas Cristianas

El poder de Su presencia

Hermanos, Dios esta consciente de lo que sucede en nuestra vida, Él nunca abandona a quien le es fiel [9]. La realidad es que nada le daría más placer a nuestro enemigo, que convencernos de que Dios es indiferente, y que no presta atención a nuestras necesidades, pero la realidad es que la palabra de Dios nos dice todo lo contrario, ya que el Señor mismo nos dice: “…enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén…” Mateo 28:20. Dile a la persona que tienes a tu lado: Jesús está a tu lado.

Anuncios

Continuando con nuestro estudio leemos (verss. 28-31): “…Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. 30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame! 31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?..”

¿Qué nos revelan estos versículos? Estos versículos nos revelan tres cosas. Número uno: nos revelan el poder de Su presencia, ya que aun la naturaleza tiene que obedecerle. Número dos: nos revela que la ayuda de Dios siempre llega en el momento oportuno. Fíjense bien en un detalle para que entiendan bien lo que les estoy tratando de decir. Aquí vemos que el Señor no llegó a ellos hasta “…la cuarta vigilia de la noche…”; ¿pero qué quiere decir esto?

Para entender lo que esto significa, debemos conocer que la noche estaba dividida en cuatro vigilias de tres horas cada una, así que la cuarta vigilia quiere decir que eran entre las tres y seis de la mañana. Como podemos apreciar, esto significa que ellos llevaban varias horas peleando en contra de fuertes vientos, y grandes olas.

De acuerdo al temor que ellos demostraban, lo más seguro es que la barca estaba a punto de hundirse, y todo aparentaba estar perdido, pero el Señor no permitiría que nada le sucediera a sus seguidores, y Su ayuda llegó exactamente en el momento cuando ellos más la necesitaban. La tercera cosa que estos versículos nos revelan, es que si no mantenemos nuestra mirada fija en el Señor, nuestra fe nos fallara. Fíjense bien en este detalle.

Anuncios

Pedro pidió que le permitiera salir de la barca y caminar sobre las aguas, y el Señor le dijo “…Ven…”, y Pedro comenzó a caminar sobre las aguas sin problema alguno; pero algo sucedió, y de buenas a primeras Pedro comenzó a hundirse. La Palabra nos dice: “…Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo….” ¿Qué le sucedió a Pedro? Lo que le sucedió fue que él quitó Su mirada del Señor, para concentrarse en lo que le rodeaba.

Hermanos, este es el error más grande que muchos cristianos cometemos, y es lo que causa que muchos caigan vencidos por los recios vientos de oposición, y fuertes olas de sufrimientos que nuestro enemigo levanta a nuestro alrededor. Y es por eso que nosotros nunca podemos quitar nuestra mirada del Señor, sino que en momentos de dificultades, en momentos de aflicciones y preocupaciones, o al encontrarnos en medio de una gran tormenta espiritual, tenemos que invocar el nombre del Señor [10]. El Señor nos ha garantizado nuestra salvación con Su sacrificio en la cruz del Calvario, y como cristianos fieles tenemos que fijar nuestra mirada en Él en todo momento.

Escucha hoy Su voz que te llama a caminar por encima de tus problemas; el Señor te llama a salir de ese lugar de peligro para que estés a Su lado. Puede ser que te encuentres en medio de una gran tormenta en este mismo momento; puedes estar atravesando por un momento difícil que busca robarte la paz que Él te ha entregado [11]. Pero recuerda que al igual que Jesús estaba presente y les salvó de todo mal, Él está presente para salvarte.

Anuncios

Escucha hoy que el Señor te dice “…Ven…” Tú puedes caminar sobre las aguas, tú puedes caminar por encima de esa tormenta. La palabra nos dice que “…Jesús, extendiendo la mano, asió de él…” Esto significa que el Señor estaba muy próximo a Pedro, y Él está muy próximo a todo cristiano fiel. Jesús esta muy próximo a ti para tomar tu mano, y sacarte de ese lugar de peligro y/o sufrimiento. Y lo único que tienes que hacer es fortalecer tu fe y no dudar de Su gloria, majestad y poder.

Como cristianos fieles, tenemos que fortalecer nuestra fe, y estar dispuestos a caminar a Su lado, a pesar de lo difícil o peligroso que la situación pueda aparentar; tenemos que estar dispuestos a caminar a Su lado completamente convencidos que Él es quien está en control. Dile a la persona que tienes a tu lado: sal de la barca.

Continuando, encontramos que la Palabra nos dice (verss. 32-33): “…Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. 33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios…”

Anuncios

Cuando permitimos que el Señor sea quien guíe nuestros pasos, los vientos y tormentas a nuestro alrededor serán calmados, y recibiremos la paz que solo Él nos puede dar [12]. La presencia de Cristo en nuestra vida es la que nos provee el descanso, y nos fortalece para vencer [13]. Y es por eso que nunca podemos permitir que nada nos detenga de adorarle, y alabarle en todo momento.

Los discípulos le adoraron y finalmente reconocieron Su grandeza; en otras palabras, en solo un instante ellos obtuvieron un crecimiento espiritual que cambiaría la manera de cómo ellos verían al Señor de ese momento en adelante. En ese momento ellos dijeron: “…Verdaderamente eres Hijo de Dios…”, y nosotros tenemos que hacer igual. Tenemos que adorar y alabar al Dios todopoderoso; tenemos que reconocer y adorar al único capaz de calmar toda tormenta y restaurar todo espíritu. Dile a la persona que tienes a tu lado: alaba a Dios.

Para concluir. Como les dije al inicio, en muchas ocasiones no logramos entender, o no tenemos la convicción del propósito de Dios en las cosas que nos suceden, y comenzamos a cuestionar Su propósito. Pero como también les dije, Dios tiene un propósito en todo.

¿Cuáles pueden ser algunos de los propósitos de Dios, durante las situaciones difíciles que se presentan en nuestra vida? Quizás sea que demostremos el amor de Dios; que demostremos misericordia y perdón; que demostremos quien ahora somos, y la diferencia que Cristo ha causado en nuestra vida. Recordemos que nada habla más alto que nuestro comportamiento y conducta, y el propósito principal de Dios para con Su pueblo, es que siempre seamos el ejemplo a seguir [14].

Anuncios

¿Qué hemos aprendido de estos versículos hoy? De estos versículos hemos aprendido varias cosas que nos ayudarán en nuestro caminar cristiano. Hemos aprendido que Dios tiene un plan para con nosotros, y que él está atento a nuestras necesidades.

Hemos aprendido que Él ve por lo que tenemos que atravesar, y Su ayuda siempre llega en el momento oportuno. Y por último, hemos aprendido que Su presencia en nuestra vida es la que nos permite crecer, dándonos convicción de error y pecado, y siempre conduciéndonos hacia la presencia del Padre.

Ahora las preguntas que quedan son: ¿confiaras en Jesucristo a pesar de las situaciones que te rodeen? ¿Podrás salir de la barca, es decir, de ese lugar de peligro y confiar solo en Él?

[1] Éxodo 9:16; Proverbios 19:21
[2] Jeremías 29:11
[3] Romanos 8:28
[4] Mateo 12:38
[5] Mateo 12:28
[6] Juan 6:14-15
[7] Juan 18:36
[8] Mateo 6:6
[9] Deuteronomio 31:6; Salmos 37:28
[10] Romanos 10:13
[11] Filipenses 4:7
[12] Juan 16:33
[13] Filipenses 4:13
[14] Mateo 5:13-15

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Entradas Similares