Sé que la mayoría de ustedes están intrigados, y seguramente preguntándose; ¿por qué cubría Moisés su rostro mientras estaba entre el pueblo? La realidad es que aunque en los versículos que estamos usando en el día de hoy, podemos claramente ver que cuando el pueblo inicialmente vio que el rostro de Moisés resplandecía tuvo miedo acercarse a él, la razón exacta por la que Moisés continuo cubriendo su rostro es desconocida.

Una buena porción de los teólogos estipulan que la razón fue porque el resplandor de su rostro disminuía con el tiempo, y esto era algo que el pueblo no deseaba ver, y aumentaba cuando él entraba en comunión con Dios. Esto esta primariamente basado en que cuando Moisés entraba a hablar con Dios, una vez que salía vemos que se nos dice: “…Y al mirar los hijos de Israel el rostro de Moisés, veían que la piel de su rostro era resplandeciente…” También existen otras especulaciones teológicas que declaran que todo esto es un reflejo de que la ley seria remplazada por Jesucristo, pero como les dije, todo esto es pura estipulación. La razón exacta por la que Moisés cubría su rostro es desconocida.

Ahora miremos el velo de un punto metafórico. ¿Qué representa el velo para nosotros? El velo para nosotros es la manera que nos comportamos afuera de las puertas de la iglesia. El velo es todo aquello que hacemos que parcialmente encubre, o completamente tapa nuestra fe.

Anuncios

No tengo duda alguna que todos aquí nos identificamos como cristianos, no tengo duda alguna que todos los que nos conocen saben muy bien que proclamamos ser cristianos. Pero la pregunta que debemos hacernos es: ¿qué ven ellos en nosotros? ¿Pueden ellos ver nuestro rostro (fe) sin obstrucción, o lo están viendo distorsionado detrás de una capa de pecado? ¿Pueden ver ellos el brillar del amor, misericordia, y gracia de Jesucristo claramente, o están viendo ellos hipocresía, religión, y rebeldía?

Yo sé que cuando llegamos a la casa de nuestro Padre, es decir a la iglesia o congregación, todos entramos completamente descubiertos. Todos entramos con un corazón dispuesto a alabar y bendecir Su nombre. Todos entramos con un corazón dispuesto a confraternizar con nuestro Dios, y con nuestros hermanos. También sé que a todos recibimos, y salimos completamente bendecidos por Dios. Sé que todos salimos renovados en el espíritu, fortalecidos, y brillantes. ¿Pueden aquellos que te rodean ver el resplandor de Dios en ti?  Y si no lo pueden ver, entonces la pregunta que ahora me queda hacer es: ¿qué velo te pones al salir por esas puertas? Esta es una pregunta que solo tú puedes responder. ¿Qué debemos hacer para eliminar el síndrome de personalidad doble de nuestra vida? ¡Tenemos que quitarnos el velo! Dile a la persona que tienes a tu lado: quítate el velo.

Para concluir. ¿Por qué sufrimos de personalidad doble? La razón principal por la que sufrimos de personalidad doble es porque tememos ser rechazados. Tememos ser señalados o etiquetados como personas de mente cerrada, fanáticos, o como el mundo quiere hacernos lucir, locos. Si hermanos, me oyeron bien, el mundo quiere hacernos lucir locos.  Digo eso porque una cita muy popular usada por el mundo es: “Dios no creo al hombre, el hombre creó a Dios.[4]”  En otras palabras, Dios es un invento humano; esto significa que todo creyente esquizofrénico.  En otras palabras, los creyentes tienen gran dificultad discernir lo que es real y lo que no.

El pueblo de Dios al ver que el rostro de Moisés resplandecía tuvo temor e inicialmente no se acercaba a él, pero todo esto fue temporal. Fue temporal porque el resplandor del rostro de Moisés era el resplandor del espíritu de Dios en su vida; hermanos y el espíritu de Dios en nuestra vida es lo que vence al mundo. Fíjense bien como esto es algo que quede mejor expresado por el Señor en Juan 16:33 cuando leemos: “…Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo….” No temas, ten fe.

¿Qué debemos hacer para eliminar el síndrome de doble personalidad de nuestra vida? Tenemos que quitarnos el velo. Tenemos que permitir que la gloria, amor, y misericordia de Dios sea reflejada en todo lo que somos. Tenemos que permitir que la gloria, misericordia y amor de Dios sea reflejado en todo lo que hacemos

Anuncios

El velo que separaba a la humanidad de la presencia de Dios “…se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron…”[5]. El sacrificio de Jesucristo en la cruz rasgo el velo (cortina) que no permitía que el hombre tuviera acceso directo a Dios, y Él puede y quiere rasgar ese velo que te separa de la presencia de Dios. Deja de hacer excusas, deja de poner pretextos. El síndrome de doble personalidad no le agrada a Dios[6], y definitivamente no te conducirá a Su presencia.

[1] Éxodo 34:1-10
[2] Éxodo 32
[3] Diccionario de la Real Academia Española
[4] Karl Marx
[5] Mateo 27:50-51
[6] Mateo 6:24; 1 Corintios 10:21