Si se recordaran, la semana pasada tocamos brevemente el tema de la apostasía. Durante esa predicación les dije que un buen número de cristianos, conscientemente se han apartado de la verdad de Dios para seguir doctrinas populares de hombres, y han desechado la palabra de Dios. Pero la realidad es que apartarse de la verdad de Dios solo produce un resultado, y ese resultado es maldición, ya que separados de Dios no podemos vencer [1]. Y es por eso que en el día de hoy deseo que estudiemos más acerca de este tema.

Deseo que estudiemos más acerca del tema de la apostasía, porque desdichadamente, dentro del pueblo de Dios también existe un gran número de cristianos que se han apartado de la verdad de Dios inconscientemente, en otras palabras, se han apartado de la verdad de Dios al aceptar y hacerse participes de doctrinas heréticas que solo sirven para socavar la verdad de Dios, y crear un abismo entre Dios y el hombre [2]. ¿Por qué digo esto?

Anuncios

Digo esto porque por muy bonito que algo aparente ser, o por muy elocuente que algo pueda ser expresado, por muchas señales que puedan aparentar ser hechas, si la verdad de Dios no esta siendo declarada, entonces todo lo demás de nada sirve.

La triste realidad es que un buen número de cristianos se ha apartado de Dios de una forma u otra, y es por eso que en otras ocasiones le he dicho que si las cosas continúan en el rumbo que llevan, cuando nuestro Señor regrese por su iglesia, el verdadero número de cristianos será poco. Así que pasemos ahora a la palabra de Dios, para ver lo que el Señor nos dice que hará y esta haciendo acerca de estas cosas, y descubrir cuál será la recompensa de toda persona que se mantenga fiel.

Jeremías 23:1-5!!Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová. 2 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová. 3 Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán. 4 Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Jehová. 5 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.

Anuncios

Como siempre digo, para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios nos tiene, nos será necesario hacer un breve repaso de historia. Así que con esto en mente, tomemos ahora un breve momento para conocer un poco mejor a este hombre llamado Jeremías.

Jeremías nació durante tiempos bien difíciles; eran tiempos cuando la apostasía, la idolatría y los rituales paganos florecían en el Pueblo de Dios, y Su paciencia se estaba agotando [3]. Jeremías le ministro a este pueblo por un periodo de más de cuarenta años, y los mensajes que él les estaba trayendo no eran populares y alentadores. En este punto de la historia, Judá tenia un bloqueo militar a su alrededor, y tenían al ejercito de Babilonia a las puertas.

En este momento de la historia, esta ciudad estaba aislada. Las rutas comerciales estaban bloqueadas, los alimentos estaban disminuyendo, y como si todo esto no fuese poco, Jeremías les predicó diciendo: “…Porque mi rostro he puesto contra esta ciudad para mal, y no para bien, dice Jehová; en mano del rey de Babilonia será entregada, y la quemará a fuego…” [4]. A primera vista esto aparece como que Jeremías les predicó un mensaje de condenación. Pero, ¿predicaba Jeremías un mensaje de condenación? Si miramos esto con nuestros ojos carnales, la respuesta a esta pregunta es si. Pero cuando lo examinamos detalladamente, y lo miramos con nuestros ojos espirituales, pronto nos damos cuenta de que Jeremías no predicaba mensajes de condenación, él solo predicaba la verdad de Dios, ya que Dios mismo le dijo: “…porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande…” [5].

Anuncios

¿Por qué es necesario que sepamos todas estas cosas? Es necesario que estemos conscientes de las condiciones y circunstancias que existían en ese entonces, porque tenemos que reconocer que los mensajes que escuchamos, no siempre serán los más populares y los mejores aceptados. Ciertamente este fue el caso en este instante; mirándolo todo de un punto de vista humano, el mensaje de Jeremías no fue alentador, y definitivamente no fue muy popular. Pero el punto de vista del hombre no detuvo a este varón de Dios; nada podía detenerle o amedrentarle porque él sabía que Dios estaba con él. Manteniendo todo esto en mente continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

En esta pequeña porción de las escrituras que estamos examinando hoy, encontramos tres puntos muy importantes. Primero, encontramos lo que el Señor hará en cuanto a todos esos que se encargan de apartar a las personas de Su voluntad. Segundo, encontramos lo que el Señor esta haciendo con Su pueblo. Tercero, encontramos la recompensa que recibirá todo aquel que se mantenga fiel. Examinemos ahora estos tres puntos.

I. Lo que el Señor hará en cuanto a todos esos que se encargan de apartar a las personas de Su voluntad. (verss. 1-2)

Anuncios

En los versículos que estamos estudiando hoy vemos que se nos dice: “..!!Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová. 2 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová…”

Sin duda alguna estos versículos aquí les hablan a los pastores y líderes de toda congregación dentro del Cuerpo de Cristo. Como todos sabemos, los pastores y los líderes son los encargados de conducir a las personas que Dios les envía hacia la voluntad de Dios.

Los pastores y los líderes son los responsables de guiar a las personas a conducir una vida en santidad.

Pero desdichadamente, existen muchos pastores y líderes en el pueblo de Dios que carecen de este convencimiento. Desdichadamente hoy en día vemos como muchos pastores y líderes dejan de declarar la verdad por temor a las consecuencias.

Existen muchos pastores y líderes que dejan de declarar la verdad, porque en muchas ocasiones la verdad duele. Hermanos, una gran realidad es que en la mayoría de las ocasiones, la verdad es bien difícil de aceptar. Una gran realidad es que la verdad de Dios causara adversidad en nuestro diario vivir. ¿Por qué digo esto?

Anuncios

Lo digo porque declarar la verdad de Dios puede causar, y en numerosas ocasiones causa que una grande congregación se quede casi vacía. Esto por supuesto traerá gran adversidad a la vida del pastor y los líderes; digo que traerá adversidad porque después de todo, ¿como se podrá sostener una obra en pie sin el apoyo de los miembros? Y por esta misma razón muchos abandonan la verdad de Dios y adoptan doctrinas y métodos de hombres, para de esa manera poder mantener un gran grupo, o una congregación numerosa.

Es por esta misma razón que muchos se hacen los de la vista gorda en cuanto al pecado que existe en el pueblo. Pero esta manera de pensar y razonar no proviene de Dios. Esta manera de pensar y razonar, proviene de pensar que lo que se puede tener o perder depende de nosotros.