Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Apocalipsis 3:2-3

Introducción

Después de la predicación de la semana pasada, como de costumbre, me quede conversando con algunos de los hermanos acerca de lo que había predicado, y acerca de las profecías bíblicas.  La realidad es que las profecías bíblicas es una materia bastante interesante, pero a la misma vez es algo un poco difícil de explicar.

Anuncios

La razón por la que digo esto es porque las profecías contienen símbolos, y metáforas que no son nada fácil de explicar, por lo menos esto es lo que sucede en mi caso, ya que yo no soy un experto en lo que es la escatología.

Claro está en que durante mi educación en la Universidad Bíblica tuve que dar esta materia, pero les puedo asegurar que no soy un experto en ella, sino que solo tengo un entendimiento básico.  ¿Por qué les he dicho estas cosas?

Les he dicho estas cosas, porque durante la conversación que tuve con estos hermanos la semana pasada, uno de ellos me dijo que la predicación le había gustado mucho, y que yo debería hacer una predicación acerca de las señales que estamos viendo cumplirse, y el libro de Apocalipsis.

Anuncios

Mi primera reacción fue decir que no, así que de buenas a primera, me encontré haciendo exactamente lo que he predicado que no debemos hacer.  De buenas a primera, me encontré dando excusas y pretextos de porqué no podía hacer una predicación acerca del libro de Apocalipsis y las señales. Pero, una vez que llegue a mi casa me entró una gran inquietud acerca de lo que había acontecido, y comencé a orar.  Fue durante este tiempo de oración que el Señor me habló (no audiblemente), y me reveló de lo que debía predicar.

Ahora bien, antes de proceder deseo que quede bien claro que con lo que vamos a estudiar en el día de hoy, yo no estoy tratando de acertar o adivinar cuándo sucederá el regreso del Señor. Como les mencioné la semana pasada, y como he repetido en numerosas ocasiones, solo Dios sabe cuándo esto sucederá [1], y cualquiera que diga lo contrario es un mentiroso.

Pero la realidad es que con cada día que pasa, el regreso de Jesucristo se acerca más y más, y Él vendrá cuando menos lo esperemos [2]. Y es por eso que el Señor mismo, en su carta a la iglesia en Sardis nos dice: “…Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. 3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. …”. (Apocalipsis 3:2-3).

Anuncios

También deseo que quede muy claro que la predicación del día de hoy no es para amedrentar, asustar, y/o intimidar a alguien. Sino que el propósito de la predicación de hoy es para que abramos nuestros ojos, y nos demos cuenta de las cosas que suceden a nuestro alrededor, que en muchas ocasiones pasan desapercibidas, y/o no le damos importancia.

La razón por la que deseo que estemos atentos a lo que sucede a nuestro alrededor, es porque a través de la historia han existido numerosos pastores y predicadores, que han tratado de amedrentar a las personas predicando el fin del mundo.  Y yo diría que es exactamente por esa razón, que tantos hoy en día no prestan atención a los mensajes que Dios nos envía a través de las predicaciones, y continúan una vida cristiana a medias.

En otras palabras, se encuentran pensando y/o diciendo: “…¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación…” (2 Pedro 3:4).

Anuncios

Así que, hoy yo no voy a predicarles acerca del fin del mundo, ya que yo no tengo ni la menor idea de cuando esto pueda suceder. Hoy yo no voy a predicarles acerca de cuándo será el regreso de nuestro Señor Jesucristo, ya que nuevamente, yo no tengo ni la menor idea de cuando esto pueda suceder, y lo único que puedo hacer es tratar de estar preparado para cuando esto acontezca [3], predicar la verdad de Dios, y llamar a los pecadores al arrepentimiento, (algo que casi no se escucha desde los púlpitos hoy en día), para que todo aquel que me escuche también esté preparado.

Así que, hoy no estoy aquí para predicarles acerca del fin del mundo, como tantos han hecho a través de la historia, sino que hoy les voy a mostrar que el regreso del Señor puede estar mucho más cerca de lo que pensamos, y/o especulamos, ya que hoy en día existen cosas que pasan desapercibidamente, que no existían hace cuarenta o cincuenta años atrás, o quizás hasta menos, digamos veinte o treinta años atrás, que facilitan el cumplimento de ciertas profecías que preceden el regreso del Señor, y/o el final del mundo.

Comenzaremos nuestro estudio de hoy con el libro de Daniel.  La razón por la que deseo iniciar en este libro, es porque la mayoría de las personas cuando desean estudiar acerca de las cosas que sucederán antes y después del regreso de nuestro Señor, al primer lugar que se dirigen es al libro de Apocalipsis.

Pero la realidad es que el libro de Daniel es un libro profético muy importante en la Biblia.  Y al igual que el libro de Apocalipsis, contiene símbolos y metáforas que en ocasiones pueden ser difíciles de entender, lo que causa que muchos pierdan su interés en lo que han leído.  Pero no obstante esto, en el libro de Daniel encontramos profecías cumplidas, pero también cosas que están por cumplirse.

Anuncios

Pasemos ahora a la palabra de Dios, y leamos juntos Daniel 12:4; “…Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará….”.

Este pequeño versículo forma parte de la profecía acerca del tiempo del fin, y no estaremos estudiando todo el contenido de esto, sino que deseo que nos fijemos aquí en un detalle que considero de suma importancia.  Deseo que nos fijemos aquí donde se nos dice: “…Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará….”. La realidad es que vivimos en un mundo donde la gente se pasa corriendo de un lado a otro, y no logran encontrar la paz en nada.

Vivimos en un mundo lleno de personas que dedican sus vidas tratando de explicar lo que nosotros aceptamos por fe, por medios científicos para tratar de desacreditar la obra de Dios. La ciencia ha avanzado tanto, que hoy en día se está experimentando con empalme de genes para muchas cosas.

Por si no lo sabían, una gran cantidad de los alimentos que consumimos ya están genéticamente modificados.  Por lo que he podido encontrar en mi investigación, se estima que el 95% de remolacha azucarera, 88% de maíz y 94% de soja en los Estados Unidos son cultivados como variedades genéticamente modificadas [4]. Además, se ha estimado que más del 75% de los alimentos procesados en los estantes del supermercado – de soda a sopa, galletas a condimentos – contienen ingredientes genéticamente modificados.

Pero no se detiene con esto, recientemente vi en las noticias que los científicos ya están experimentando en la reparación de genes en embriones humanos, para prevenir enfermedades hereditarias [5].