El domingo pasado, como de costumbre, me quede hablado con algunos de los ministros de alabanza acerca de la predicación, y durante esa conversación caímos en el tema acerca de los problemas técnicos que hemos experimentado en estas últimas semanas. En otras palabras, hablamos de las cosas que aparentan inexplicables que han sucedido con nuestro equipo de sonido, y grabaciones.

Digo que son cosas inexplicables, porque mucho antes de que alguno de ustedes llegue aquí, tanto como en algunos días de entresemana, nosotros ajustamos y probamos los equipos, y todo aparenta funcionar correctamente, pero tal parece que de buenas a primeras las cosas dejan de funcionar, o se desajustan los controles, etc. etc. Y esto es algo que causa gran frustración en todos nosotros, ya que todos nosotros deseamos que todo lo que hagamos aquí para nuestro Dios salga perfecto.  Bueno, para hacer una larga historia corta, estuvimos aquí unas horas más, hicimos algunos ajustes, y nos aseguramos de que todo estuviese funcionando perfecto.

Anuncios

Como algunos se podrán imaginar, durante este tiempo que estuvimos trabajando en las cosas, también tratamos de explicarnos del porqué sucedían estas cosas, y la explicación más común fue que el diablo era el responsable de todo esto.

Pero ese comentario produjo una especie de debate teológico, durante el cual surgieron las preguntas: ¿es posible que el diablo pueda estar presente ante la presencia de Jesucristo? ¿Es posible que el diablo pueda estar presente en medio de la congregación?

Son unas preguntas muy interesantes ya que como todos sabemos, el Señor nos dice que donde hay dos o tres reunidos en Su nombre, Él está presente [1], y definitivamente todos nosotros estamos aquí reunidos en el nombre de Jesús, para alabar y bendecir a Dios.

Anuncios

Pero no obstante esta gran realidad, la pregunta persiste, ¿es posible que el diablo pueda estar presente ante la presencia de Jesucristo? La respuesta a esta pregunta es SI, y NO, a la misma vez. ¿Suena un poco confuso verdad? Bueno, vamos a pasar a nuestro estudio de hoy para aclarar todo esto.  Pasemos ahora a la palabra de Dios.

Lucas 4:30-35Descendió Jesús a Capernaum, ciudad de Galilea; y les enseñaba en los días de reposo. 32 Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad. 33 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. 35 Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno.

Ahora bien, antes de proceder, deseo que notemos que el acontecimiento que estaremos estudiando en el día de hoy, toma lugar al principio del ministerio del Señor.  Deseo que notemos este importante detalle, porque es aquí donde encontramos la respuesta a la pregunta: ¿es posible que el diablo pueda estar presente ante la presencia de Jesucristo?

Anuncios

Digo que en este detalle existe la respuesta a nuestra pregunta,  porque poco antes de que sucediera este acontecimiento, Jesús estuvo cara a cara con el diablo; el mismísimo Satanás le tentó en el desierto [2]. Así que la respuesta a la pregunta es SI; el diablo si puede estar ante la presencia de Jesucristo, pero lo que nunca puede, o podrá hacer, es derrotarle.  Esto es algo que queda extremadamente claro en Efesios 1:20-22 donde leemos: “…la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia…”.

Y también en Filipenses 2:9-11 cuando leemos: “…Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre…”. Dile a la persona que tienes a tu lado: el diablo no puede derrotar a Jesús.

Pero ahora preguntémonos, ¿puede estar el diablo presente en las congregaciones durante los servicios como tantos han llegado a pensar? La respuesta es una absoluto ¡NO!. Hermanos, lo que sucede es que a Satanás se le está dando mucho más merito de lo que se merece.

Anuncios

No cabe duda que él es un ser creado por Dios, muy astuto e inteligente [3]; no cabe duda de que anda suelto por el mundo [4]; no cabe duda de que se disfraza como ángel de luz para engañar [5]; no cabe duda de que es el padre de toda mentira [6], y no cabe duda de que es un ladrón que trata de robarnos la paz y las bendiciones que Dios ha derramado sobre nosotros [7]; todos estos son los atributos de Satanás.

Pero lo que Satanás NO es, y nunca será, es Omnipotente, Omnipresente, ni Omnisciente.  En otras palabras, no es todopoderoso, no puede estar en más de un lugar a la vez, y no conoce todas las cosas reales y posibles. Hermanos, estos atributos solo le pertenecen a Dios. Y es por eso que digo, que el diablo NO puede estar presente en las congregaciones durante los servicios.  ¿Se han dado cuenta de porque les dije al inicio que la respuesta a la pregunta de hoy es un SI, y un NO a la misma vez? Vamos a continuar con nuestro estudio para que todo quede bien claro.

En los versículos que estamos estudiando hoy leemos: “…Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios…

Ahora preguntémonos, ¿dónde se encontraba este hombre?

La palabra nos dice que estaba en la sinagoga, en otras palabras, la iglesia. Dile a la persona que tienes a tu lado: este hombre estaba en la iglesia.  Pero también nos dice que tenía un espíritu de demonio inmundo.  Para entender bien el significado de esto aquí, detengámonos por un momento para examinar la definición de las palabras demonio, e inmundo utilizadas aquí.

Anuncios

La palabra demonio utilizada aquí es una traducción de la palabra griega “δαιμόνιον” (pronunciada: day-mo-neán), cuya definición es: “un espíritu, un ser inferior a Dios, superior a los hombres; espíritus malignos o los mensajeros y ministros del diablo” [8].

La palabra inmundo utilizada aquí es una traducción de la palabra griega “ἀκάθαρτος” (pronunciada: acár-zá-tos), cuya definición es: “en un sentido moral: inmundo en el pensamiento y en la vida” [9]. ¿Por qué me he detenido aquí para examinar la definición de estas palabras? ¿Qué les estoy tratando de decir con todo esto?