Alimento espiritual

Predicamos lo que hemos visto y oído y testificamos de lo que hemos experimentado. ¿Por qué lo hacemos? Lo hacemos porque la luz del evangelio nos ha alumbrado para bendecir a otros, y reflejar esa luz en buena conducta, en palabras de bien y en una vida santa para Dios.

c. Da fruto

Si alguien no escucha la voz de Dios, esto no es culpa de Él (Juan 8:47). En cambio, si escuchamos Su voz y hacemos lo que nos manda, entonces sabemos que Dios está en nosotros.

Lamentablemente existen falsos cristianos, falsos predicadores, y falsos profetas. Pero cuando los examinamos a la luz de la palabra de Dios, entonces podemos fácilmente identificarlos. Como nos dice el Señor, «por sus frutos los conoceréis«. (Mateo 7:20)

La realidad es que es fácil engañar a alguien si no se ha alimentado leyendo y escudriñando la palabra de Dios. Pero para alguien que ora, lee la biblia y estudia Su palabra, le será más difícil al enemigo poder engañarlo, ya que a través de Su palabra, Dios nos alimenta y fortalece en la fe. Hermanos, Dios quiere alimentarnos con el mejor alimento espiritual, esto es, Su palabra.

Conclusión

Si no lo hemos hecho, es necesario empezar a alimentarnos de la palabra de Dios, para poder crecer espiritualmente. Dios quiere entregarnos cada bendición encontrada en la biblia (Jeremías 17:7-8; 29:11). Pero, si no las conocemos, ¿cómo vamos a reclamarlas?

Estudiemos Su palabra para que nos santifique cada vez más, para que crezcamos en sabiduría de Dios, y podamos defendernos de los ataques del enemigo. Alimentemos nuestra alma con la palabra de Dios, y pronto seremos sensibles a Su voz, y claramente le escucharemos. Esta es la bendición más grande que podemos recibir, ya que a través de Su palabra, Él nos guía a Su voluntad en todo momento.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto.. Predicas Cristianas Escritas

Para leer más predicaciones del Pastor José R. Hernández, haga clic aquí.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Un comentario