Predicas Cristianas Escritas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti? 14 Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos? 15 Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon. 16 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. 17 Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. 18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.” Malaquías 3:13-18 (RVR1960)

Introducción

Existe una gran diferencia entre el justo y el pecador. Y demás está decir que quienes no han conocido aún a Dios, no pueden ver esta diferencia claramente. Pero lamentablemente, esto también incluye a algunos cristianos, quienes no pueden correctamente entender la justicia de Dios. Pero de algo que debemos estar completamente seguros, es que Dios es Juez Justo, y da la recompensa a cada uno según sus actos, sean estos buenos o malos [1].

Lo que le sucede a muchos cristianos es que a veces vemos como al impío le va bien y prospera, mientras que al que hace lo recto delante de Dios, en ocasiones se encuentra atravesando por algún momento difícil. Pero lo que debemos y tenemos que reconocer, es que eso no significa que Dios se ha olvidado de nosotros, y que nuestra recompensa no será la correcta. Sino lo que debemos tener siempre en mente es que Dios solo está preparando las cosas, y lo que Él hará es perfecto. En  otras palabras, no nos faltará nada [2].

Claro está en que siempre confrontaremos las injusticias de la vida, y esto causa que como Job, lleguemos a preguntarnos: “¿Por qué viven los impíos, Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?” (Job 21:7). Digo esto porque muchos, al observar la condición humana en todo el mundo, podemos observar desigualdad, maldad y destrucción. Observamos como unos prosperan y otros sufren escasez. Observamos sufrimiento donde debiera haber salud y bienestar. Y vemos prosperidad en aquel que es malvado. Pero esto no debe ser algo que nos preocupe, o ocupe nuestros pensamientos, ya que todo eso es temporal, y Dios será quien juzgara a todos los habitantes de la tierra [3].

Anuncios

El problema que existe es que muchos cristianos no se conforman con esa promesa, y se frustran al ver como en muchas ocasiones, el malvado es prosperado, mientras que nosotros, estamos atravesando por algún momento de dificultad.

La realidad es que existen muchas personas que no siguen a Dios, y que son prosperadas. Y no es que solamente no sigan a Dios, sino que en muchas ocasiones están en contra de todo lo que el Señor representa. Estas son las personas que predican y enseñan, que vivir como los cristianos no vale la pena. Enseñan que es mejor su estilo de vida, ya que de esa manera son más felices que los demás.

Claro está en que como cristianos, este tipo de actitudes llega a incomodarnos. Nos incomoda porque  nosotros predicamos que toda bendición proviene de Dios, mientras que estas personas predican lo contrario. Y esta frustración es exactamente lo que vemos reflejado en la pregunta de Job. Job, al igual que muchos fieles cristianos hoy en día, observaba cómo los impíos vivían largas vidas, y crecían en riqueza, mientras que él se encontraba atravesando unos momentos muy difíciles en su vida.

Pero la realidad de todo  es, que la aflicción es algo por lo que toda la humanidad tendrá que sufrir;  así que al justo también le tocará sufrir aflicción. El justo  muchas veces cruza valles de escasez, sufre tribulaciones y está afligido. Y esto a simple vista aparenta como una injusticia.

Sin duda alguna, el mejor ejemplo es Job, quien tuvo una vida recta delante de Dios [4]. Pero  llegó un momento en su vida en él que perdió todas las posesiones y bendiciones que tenía, y se quedó sin nada. Incluso perdió su salud. El estado de Job fue tan malo, que hasta sus amistades acudieron a él, y no pudieron consolarlo [5].

Anuncios

Pero el que estemos atravesando por algún momento difícil no debe ser motivo alguno para que sigamos los pasos de los malvados. Todo buen cristiano tiene que mantenerse firme, a pesar de que quizás este atravesando por estas supuestas injusticias de la vida. Tenemos que seguir el ejemplo de Job, y mantenernos firmes y fiel Dios, bendiciendole y adorándole en todo momento.

Claro está en que no es fácil adorar en momentos de dolor, pero si nuestra fe es lo suficientemente firme, entonces podremos hacerlo. Hermanos, cuando mantenemos una fe firme en Dios, entonces entenderemos que los impíos no prosperan para siempre, ni los justos sufren para siempre. Si nuestra fe es firme y confiamos en el juicio de Dios, veremos como todo recibe una recompensa justa. Pues el Juez de toda la tierra es Dios, y solo a Él corresponde ese título.

Una cosa de la que podemos estar absolutamente seguros, es que el pago de Dios por nuestras acciones ciertamente vendrá. En Eclesiastés la Biblia nos dice que los buenos y malos tiempos le llegan a todos. Así que, eventualmente el justo será recompensado, pero lo que le espera al impío es el castigo eterno [6].

Después que Job observa la prosperidad de los malvados, él comienza a describir como su lámpara se apagará y las múltiples maldiciones que vienen sobre él [7].  Job entonces compara al malvado con la paja que es llevada por el viento, y describe cada uno de los castigos que vienen sobre él [8].  Hermanos, la ira de Dios vendrá sobre aquellos que hacen lo malo.

Puede ser muy posible que hoy nosotros veamos a los malvados prosperar, pero nunca debemos olvidar que Dios está pendiente de todo. Así que nunca nos olvidemos de lo que encontramos en Proverbios 15:3 cuando leemos “Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos.

Anuncios

La palabra de Dios es bien clara en cuanto a la paga del pecado; la paga del pecado es muerte [9], y esto no cambiará nunca. Así que el día malo llegara sobre los malvados [10], y sus posesiones o lo alto que hayan llegado no le serán de ayuda cuando Dios los traiga a juicio. Pero ese día solo lo sabe Dios; Él es el juez y decidirá cuándo pasar sentencia.

Dios castigará a los malvados, y los justos recibiremos nuestra recompensa. Hermanos, Dios está con los que hacen el bien, con los que se gozan en servirle. A pesar de que el estado actual de un justo sea de tribulación, recordemos que esto no será para siempre. Dios está con los que le aman, y eso es todo lo que una persona puede necesitar.  Aunque el estado actual de un cristiano temeroso de Dios no sea completamente satisfactorio, Dios está de su lado y el bien llegara a él.

En el salmo uno leemos cómo Dios nos compara cuando le obedecemos. Dice que seremos como árboles plantados junto a corrientes de aguas. Siempre verdes, con fruto a su tiempo, siempre abundantes porque nuestro Dios es el proveedor. ¿Qué nos quiere decir la palabra de Dios con esto? Lo que la palabra de Dios nos está diciendo es que si nuestras raíces están fundadas en Dios, entonces no habrá tribulación o angustia que pueda derribarnos. No habrá tiempo de prueba que pueda separarnos del amor de Dios [11].

Páginas: 1 2