Un solo evangelio

Predicas Cristianas: Un solo evangelio

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Gálatas 1:6-8

Introducción

Es increíble ver como tantos supuestos predicadores de la palabra de Dios tuercen las escrituras para amoldarla a su conveniencia, y/o necesidad. Pero la realidad es que Jesucristo vino a esta tierra a predicar un solo mensaje. Jesucristo predicó el mensaje de salvación para la humanidad entera.

Él predicó por tres años y medio el mensaje de salvación. En otras palabras, el mensaje que completa el plan de Dios para la humanidad. Y el sacrificio de Cristo en la cruz, completó ese plan para que el ser humano pudiera acercarse al trono de Dios y ser escuchado por Él [1].

Jesús no predicó cosas diferentes, sino que sólo predicó la verdad de Dios, y siguió la voluntad del Padre. Pero, lo que ha sucedido es que poco después que Jesús ascendiera al cielo [2], y al ver cómo el evangelio crecía, algunas personas empezaron a torcer el mensaje para obtener alguna participación y atención.

Es exactamente por eso que Pablo reprende a los hermanos de la iglesia de Galicia, ya que ellos estaban siendo engañados con opiniones y conceptos diferentes a lo que Cristo predicó. Con esto en mente, pasemos ahora a la palabra de Dios.

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente de que os hemos anunciado, sea anatema.Gálatas 1:6-8

Hermanos, no hay varios caminos, ni mensajes que nos conduzcan a la salvación. Solo existe un camino, y un mensaje de salvación [3]. Esto es algo que el Señor nos dejó saber claramente en Juan 14:6 cuando Él dijo: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí

Un solo evangelio – Un solo Dios

Hay un solo Dios, un solo camino, un solo mensaje de salvación, y un solo salvador, y su nombre es Jesús [4].  Pero no obstante de que todo esto queda extremadamente claro en la biblia, a través de la historia han surgido muchos, que definitivamente han sido influenciados por los poderes de las tinieblas, que han usado la palabra de Dios para obtener beneficios, y engañar a muchos.

Arrepentimiento – Un solo evangelio

Es por esta razón que la palabra arrepentimiento, no es casi escuchada desde muchos púlpitos hoy en día. No es escuchada porque muchos no quieren oír la verdad. Sino que prefieren escuchar suaves palabras alentadoras, y un evangelio aguado. Pero Cristo no vino a predicar un mensaje del Padre aguado, sino que predicó solo la verdad de Dios.

¿A qué vino Cristo? La palabra de Dios es bien clara en cuanto a esto, como encontramos en Lucas 5:32 cuando Él dijo: «No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.» (LBLA) Repite ahora conmigo, Cristo vino a predicar el arrepentimiento.

Dios no cambia Su palabra – Un solo evangelio

Hermanos, Dios es solo uno, y Él no cambia su palabra por nada o por nadie [5]. Él se manifiesta en tres diferentes personas, pero él es uno solo. Dios no tiene diferentes voluntades, ni opiniones contrarias a Su palabra. Dios es uno solo desde la eternidad y seguirá siendo el mismo hasta la eternidad. Su poder no ha cambiado ni disminuido desde el principio de la eternidad. Como dice Su palabra, Él no es hombre para que se arrepienta [6]. 

El mensaje de Dios es el mismo. Él es el creador de todo, y Su propósito siempre ha sido acercar al ser humano para estar en comunión con Él [7]. Dios siempre ha querido que Su pueblo se arrepienta de sus pecados, y se acerque a Él. Y al enviar a su amado Hijo Jesucristo, Dios quiso completar esa misión de acercarnos a Él. Hermanos, la muerte del Señor en la cruz fue la que abrió esa puerta para que nos podamos acercar a Él confiadamente.

En el mundo, sin el verdadero Dios, existen otros dioses. Pero lamentablemente, existen muchos que dicen creer en un solo Dios, pero que en realidad están sirviendo a otros dioses. ¿Por qué digo esto?

Lo digo porque cuando no le damos a Dios el primer lugar en nuestra vida, esto es, ponerlo a Él por encima de todas las cosas. En realidad a quienes servimos son a los dioses de este mundo. ¿De qué dioses les hablo? Les hablo de todo aquello que pongamos por delante del verdadero Dios, cosas como la ambición descontrolada, el amor al dinero, los afanes de esta vida, y demás. 

Pero recordemos que el mismo Señor en Mateo 6:24 nos advirtió que: «Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.«

¿Qué es lo que Dios pide de nosotros?

Lo que Dios pide de nosotros es una consagración completa, y que le sirvamos solo a Él.

Un solo mensaje – Un solo evangelio

Hermanos, al escuchar a estos falsos predicadores y profetas, recordemos que Jesús no vino a contradecir las escrituras, sino a cumplirlas [8]. Él vino a cumplir con ese mensaje que leemos desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

Cristo vino a cumplir con la voluntad de Dios, y ofrecernos el plan de salvación. ¿Por qué? Porque Dios desea que todos seamos salvos [9]. Así que desde el inicio, el mensaje de Dios ha sido el mismo. El mismo mensaje que predicó Noé, el mismo que predicó Moisés. El mismo mensaje que predicó Pablo y los apóstoles. El mensaje de Salvación de Dios. 

En otras palabras, el mismo mensaje que actualmente muchos seguimos predicando, para que toda la humanidad venga al conocimiento de Cristo. Los fieles siervos no predicamos a un Dios diferente, ya que solo hay uno. Y no predicamos un mensaje diferente, porque solo hay uno. 

Lamentablemente con frecuencia muchas iglesias se encuentran divididas por temas doctrinales, pero el amor de Dios debe sobrepasar esas diferencias y centrarnos en Dios. Centrarnos en Su mensaje de salvación, y evitar divisiones sin fundamento. Recordemos que Dios es amor, y quiere que nos amemos los unos a los otros [10]. 

¿A quién debemos amar?

Debemos y tenemos que amar a nuestros hermanos en la fe, con el amor fraternal que la escritura solicita. También debemos y tenemos que amar al pecador. ¿Por qué digo esto?  Lo digo porque esa persona necesita escuchar el mensaje de salvación urgentemente.

Así que nunca se nos puede olvidar de que: «el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.» (Lucas 19:10) Y, ¿como podremos acercarnos a esa persona o personas, si no tenemos el amor de Cristo en nuestro corazón?

Hermanos, Dios busca al pecador y lo quiere traer a Su redil [11]. Así que no juzguemos, si Dios llama a la persona más pecadora que conocemos. Recordemos que Dios ha sido poderoso para cambiar a cada uno de los que hemos creído en Él, así que también es poderoso para alcanzar al más perdido.

¿Qué les estoy diciendo con todo esto? Lo que les estoy diciendo es que si amamos al perdido, entonces le anunciaremos el mensaje de Cristo.

Una sola salvación  – Un solo evangelio

Pablo anuncia a la iglesia que si él mismo predica una cosa diferente, que se le excluya, que no se le tome en cuenta. Pero no se detiene ahí, sino que también dijo que si «un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente de que os hemos anunciado, sea anatema.»  ¿Por qué esta advertencia tan severa? La razón por ella es porque Dios es uno, Su palabra es una, y Su voluntad es una. 

No podemos estar siguiendo algo diferente a lo que Dios dejó instruido por Su palabra. No podemos seguir a doctrinas de demonios, que quieren torcer la verdad de Cristo. Recordemos que las escrituras nos advierten claramente que el enemigo puede disfrazarse como ángel de luz para engañar a la iglesia [12].

Pero los fieles creyentes tenemos la verdad revelada de Dios en Su palabra, y al Espíritu Santo que nos guía hacia toda verdad. El Espíritu Santo que mora en nosotros, es quien nos da el discernimiento para seguir solo la verdad.

Para concluir.

Recordemos siempre que Dios no comparte su gloria con nadie [13]. Solo existe un mensaje de salvación para la humanidad, y solo es a través de Jesucristo.

Solo Cristo salva, solo Cristo nos libera del pecado, y solo por medio de Su sangre podemos tener entrada al cielo.

Solo a Él debemos servir y predicar, y todo lo que hagamos aparte de esto, no es bueno. Así que dejémonos guiar por Su palabra, para que nunca podamos ser desviados del verdadero camino al Padre.  

Recuerda que Dios no está dividido, por lo tanto tu iglesia no debe estar dividida. Como fieles cristianos tenemos un solo mensaje que predicar, y este mensaje es que: ¡solo Cristo salva!

[1] Hebreos 4:14-16
[2] Hechos 1:9-11
[3] Juan 3:16
[4] 1 Timoteo 2:5
[5] Marcos 13:31; Lucas 21:33
[6] Números 23:19; 1 Samuel 15:29
[7] 1 Corintios 1:9
[8] Mateo 5:17
[9] 1 Timoteo 2:3-4; 2 Pedro 3:9
[10] 1 Juan 4:7
[11] Juan 10:16
[12] 2 Corintios 11:13-15
[13] Isaías 42:8

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto... Predicas Cristianas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Un comentario