Desde que inicia el día, hasta que se pone el día, debemos estar en comunión con Dios. Para agradecerle por un día más. Para alabarle por la vida y Sus bendiciones. Para pedirle por lo que vendrá. Toda nuestra vida debe girar alrededor de Dios, y no debemos movernos si Él no va con nosotros. Es exactamente de esta manera que lo hacía el pueblo de Israel. Cuando Dios se movía en el desierto, ellos se movían. Si Dios permanecía en un lugar, ahí permanecía el pueblo [18].

Anuncios

Ahora bien, existen diferentes tipos de oraciones a Dios. Oraciones de alabanza, oraciones de petición, de intercesión, y de acción de gracias. Pero en cada una de ellas la actitud del cristiano debe ser la misma, nuestra actitud debe ser de humillación ante Dios, reconociendo y sabiendo que Él es Todopoderoso.

La próxima pregunta que surge es: ¿por quién debemos orar?

Como iglesia, y como hijos de Dios, tenemos que orar los unos por los otros [19]. Esto es algo que debemos y tenemos que hacer, porque no todos estamos al mismo nivel espiritual. En otras palabras, no todos tenemos el mismo nivel de fe, y como fieles cristianos, nosotros somos responsables de orar los unos por los otros, los más fuertes por los más débiles.

Hermanos, al orar por las necesidades de otros, estamos mostrando el amor de Dios en nuestras vidas, y a la misma vez, ejercemos el poder de la intersección antes Dios.

Anuncios

De la misma manera, en Santiago 5:16 la palabra de Dios nos anima a orar entre nosotros, para que seamos sanados. La oración del justo puede mucho pues Dios oye a los justos. Orar los unos por los otros también ayuda a crecer juntos en fe.

En Lucas 22:40 encontramos que Jesús les pidió a sus discípulos que permanecieran en oración, pero ellos no pudieron. Llego un momento cuando se quedaron dormidos. Se quedaron dormidos porque no entendieron la razón por la que el Señor les pidió que orasen. No entendieron que lo que el Señor les estaba diciendo, es que es necesario orar para evitar caer en tentación.

Como seres humanos, todos tenemos tentaciones que llegan a nuestra vida, y debemos mantenernos cerca de Dios para obtener de Él la fortaleza y vencerlas. El error que muchos cometen es que confían en su propia fuerza, pero nuestra propia fortaleza es limitada, y tal como los apóstoles, nos quedamos dormidos espiritualmente, lo cual siempre produce el mismo resultado. Caemos en la tentación. Así que debemos y tenemos que mantenernos en oración, no solo por nosotros, sino también por nuestros hermanos más débiles en la fe, pidiéndole a Dios la fortaleza que necesitamos, ya que solo Él nos puede ayudar.

Anuncios

Algo interesante que encontramos en la biblia, es que en Lucas 6:28, Jesús también enseñó a sus discípulos que debían orar por sus enemigos. Esto es algo que se le hace difícil a muchos, pero como nos dice la palabra, no debemos pagar mal por mal, sino que tenemos que vencer el mal que nos puedan estar haciendo con el bien.

Así que nunca podemos olvidarnos de que Dios es justo, y a Él debemos dejarle la venganza [20]. A nosotros solo nos queda orar por ellos, y pedir a Dios que los alcance con Su misericordia.

El primer mártir, Esteban, vio la gloria de Dios y pidió a Dios que no les tomara en cuenta ese pecado mientras le estaban apedreando [21]. Y este es un acto que solo un verdadero cristiano puede hacer porque el amor de Dios le llena, y de su boca no sale maldición, sino solamente bendiciones de Dios.

Anuncios

Aunque nos calumnien y mientan contra nosotros, no es nuestro deber el pagar con mal también, sino pedir a Dios misericordia para ellos. Dios se encargará y obrará según sea Su voluntad.

Nunca olvidemos que no estamos solos, el Espíritu Santo nos ayuda a orar de una forma correcta a Dios. La palabra de Dios nos dice claramente que aunque no sepamos pedir, el Espíritu intercede por nosotros [22]. Así que pongamos nuestro cuerpo en servidumbre, doblemos nuestras rodilla, y pidámosle a Dios que nos dé la fortaleza que necesitamos para orar.

Para concluir

Cuando comprendemos la importancia de la oración en la vida de un cristiano, entonces empezamos a orar de mejor manera. Recordemos que la oración es uno de los métodos que Dios usa para hablarnos cuando estamos en comunión con Él. Y que no debemos orar sólo cuando tenemos necesidad de Dios, sino que debemos estar en constante comunión con Él.

Es verdad que Jesús nos dijo que pidiéramos a Dios, y que Él nos daría; pero no podemos olvidarnos que Él también nos dijo que buscáramos. Así que busquemos a Dios primeramente, y Sus bendiciones vendrán por añadidura. Entre los hermanos, también podemos ponernos de acuerdo para pedir a Dios por determinadas cosas. Recordemos que la oración del justo puede mucho, y si dos nos ponemos de acuerdo, Dios nos escucha y obra con Su poder.

Anuncios

Recordemos que el Espíritu Santo está aquí para ayudarnos, nuestro Señor lo envió para que no estuviéramos solos. El Espíritu Santo nos ayuda en la forma que debemos pedir y acercarnos a Dios. Él pone las palabras en nuestra boca muchas veces, y es nuestro intercesor ante Dios.

No hay duda que la oración es de suma importancia para el cristiano, para mantenerse fortalecido en Dios. Así que como dice Su palabra mantengámonos orando sin cesar.

[1] Mateo 6:7-8
[2] Hebreos 10:22
[3] Mateo 6:9-13
[4] Juan 9:31
[5] Romanos 3:23
[6] Mateo 27:51
[7] Santiago 5:16
[8] Santiago 1:6
[9] Lucas 1:37
[10] Efesios 1:5
[12] Romanos 8:16-17
[13] Efesios 2:5
[14] Salmos 121:1-4
[15] Mateo 6:8
[16] Efesios 6:18
[17] Deuteronomio 4:24; Hebreos 12:28-29
[18] Números 9:23
[19] 1 Tesalonicenses 5:25
[20] Romanos 12:19
[21] Hechos 7:59-60
[22] Romanos 6:26

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.