Aprendiendo los caminos de Dios

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Predica de Hoy: Aprendiendo los caminos de Dios

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas. Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día.Salmos 25:4-5

Introducción

El Salmo veinticinco nos deja ver a un rey David que confía en Dios. Es necesario que el ser humano aprenda a confiar totalmente en el Señor. En estos tiempos de acelerada ocupación lo menos que pensamos es en detenernos un poco y esperar en Dios [1]. Estamos acostumbrados a encontrar soluciones rápidas, aunque no sean las mejores. 

Pero Dios quiere que estemos quietos y veamos la salvación que Él tiene preparada para nosotros. Pero no queremos detenernos ni un instante. Lo que aprendemos de los santos que siguieron a Dios y quedaron sus historias grabadas en las sagradas escrituras es que aprendieron a confiar totalmente en el Señor.

Aún en los momentos de aflicción y de apremiante acción, aprendieron a estar quietos y confiar en la obra de Dios. Aprendieron a confiar en su Padre y supieron que Él tiene cuidado de sus hijos.

Pero Dios no quiere que confiemos en Él en las cosas fáciles, tampoco solo en las cosas difíciles. Dios quiere que aprendamos a confiar en Él en todas las cosas. Debemos saber que Dios tiene cuidado de sus hijos y que en todo momento está al pendiente, para cuidarnos, para protegernos, para guardarnos de todo mal. Todo está en las manos del Señor, Él es el dueño de todo lo que existe.

Los caminos de Dios

Al confiar en Dios estaremos dispuestos a andar en Sus caminos, es decir a hacer todo aquello para lo que nos llamó. Al saber que Dios es nuestro Padre y que cuida de nosotros, que quiere lo mejor para sus hijos [2], entonces estaremos dispuestos a encaminar nuestros pasos en sus caminos.

Sabemos que los caminos de Dios no son difíciles cuando le conocemos [3]. Estando lejos de Dios, estando cegados en pecados, podríamos pensar que estar en Dios es difícil, aburrido o cansado. Pero la verdad es que estar en Dios es hermoso y lleno de luz. Ahora que la venda de nuestros ojos ha sido quitada podemos ver la amplitud del amor de Dios, que no tiene fin. 

Los caminos de Dios pueden resultar difíciles para una mente natural, pero en el espíritu esos caminos, esos retos, son hermosos al saber que nuestro Dios está con nosotros a cada instante [4]. 

Y es en esa dificultad que Dios se glorifica [5]. Así podemos ver lo empinado del terreno y pensar, aquí se glorificará el Señor. Pues al poner toda nuestra confianza en el Señor le dejamos a Él que obre en nuestra vida y alrededor nuestro.

Es entonces cuando vemos la gloria de Dios manifestada a través de milagros y prodigios. Es en los momentos difíciles cuando el poder de Dios se manifiesta para mostrarnos que Él está cerca.

Cuando Jesús vino nos dejó claro que Él es el camino para llegar al Padre. Jesús dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14:6). Jesús es el camino que nos lleva a la salvación eterna. A Él debemos seguir y tener puesta toda nuestra fe en Él. Así podemos ser recibidos como hijos de Dios preparados para toda buena obra.

Aprendiendo los caminos de Dios

Cuando venimos al conocimiento personal del Señor, comenzamos un camino de aprendizaje. Aprendemos que Dios no es como lo pintan, que Dios quiere una relación personal con cada uno.

Dios no quiere una religión o mandamientos de hombres en nosotros, sino un corazón dispuesto a aprender del Maestro todo lo puro, todo lo de buen nombre, todo lo que agrada a Dios.

Pero es necesario que toda nuestra vida esté alineada con esa voluntad perfecta del Señor para nuestra vida.  Jesús instó a sus discípulos que aprendieran de Él [6].

Debemos aprender de nuestro Dios, que es bueno y que su misericordia es para siempre. Debemos conocer esos caminos donde Dios nos quiere llevar, para pastorearnos en verdes prados, bajo Su cuidado.

Aprendemos que Dios quiere lo mejor para nosotros y que nunca nos dejará solos ni siquiera un instante, pues Él cuida de los suyos y venimos a ser de su propiedad, pues Él nos ha comprado con precio de sangre.

La verdad de Dios es tan grande que siempre aprenderemos algo nuevo y diferente de su personalidad. Aprender de Dios es una tarea sin fin que estamos dispuestos a conocerlo mejor cada día. La sabiduría de Dios no tiene fin y nos sumergimos en ese océano de verdad.

Los caminos de Dios nos conducen a arrepentimiento verdadero (Hechos 3:19)

Conforme avanzamos en nuestro conocimiento de Dios, aprendemos las cosas que le agradan y las hacemos. Pero también aprendemos de las cosas que le desagradan y rectificamos nuestro actuar. Porque todo lo que buscamos es agradar a aquel que nos da su amor eterno.

Debemos arrepentirnos con corazón sincero de todo aquellos que hemos hecho que haya causado una ofensa a Dios [7]. Debemos pedirle perdón a nuestro Señor, para obtener de Él el perdón de pecados y estar confiados ante su presencia. A través del sacrificio de Jesús esto es una realidad y con temor y temblor es necesario que continuemos en su santidad.

Dios quiere que seamos santos, porque Él es santo [8]. Con su poder, con Su ayuda podemos estar en la presencia de Dios siendo justificados por su misericordia. Ahora la verdad de Dios está en nuestra vida y todo nuestro ser debe estar en sus caminos. Reconociendo que Él es Dios y que fuera de Él nada existe.

Predica de Hoy – Referencias Bíblicas

[1] Salmos 37:7
[2] Jeremías 29:11
[3] Mateo 11:30
[4] Juan 14:16; 16:7; Mateo 28:19-20
[5] 2 Corintios 12:9
[6] Mateo 11:29
[7] Mateo 3:8
[8] Levítico 11:44; 1 Pedro 1:16

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto… Predicas Cristianas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.