Advertencia de Dios sobre el pecado

3. ¿Cómo ser enaltecido? (Génesis 4:7)

Dios le dice a Caín que al hacer el bien, sería enaltecido. Así como su hermano Abel, fue recibida con agrado su ofrenda. Aquí Dios nos deja ver que la restauración es posible, que no importa si estamos en pecado Dios puede perdonarnos y permitirnos vivir diferente, siendo gobernados por Él y no por el pecado. 

¿Cómo ser enaltecido entonces? Dios nos lo deja claro, haciendo el bien. Debemos hacer el bien y ese bien está en Dios. Todo lo bueno procede del Señor, todo lo que es justo, todo lo que nos lleva a Él. La maldad no nos lleva a Dios, el pecado nos aleja del Señor. 

a. Hacer el bien

Jesús hizo el bien a los demás. Anduvo predicando el año agradable del Señor, sanando enfermos, dando aliento al necesitado.  debemos seguir su ejemplo y hacer siempre el bien a los demás. Dice su palabra que debemos buscar la paz con todos.  Pero principalmente debemos tener un corazón dispuesto en servir a Dios, con todo nuestro ser.

Debemos hacer el bien a los demás, como vimos antes no pensando que somos superiores pero tampoco inferiores a los demás, sino que somos hijos de Dios por su gracia y misericordia.

b. Arrepentirse

Debemos arrepentirnos de nuestras maldades. No dejemos que como Caín el pecado le gobierne y le ciegue a tal punto de cometer maldades horribles. Dios nos advierte, Dios nos pregunta por qué estamos pensando mal si podemos hacer el bien. 

Debemos arrepentirnos de las causas de que Dios no se agrada de nuestra vida. Esto siempre será por el pecado, por lo tanto debemos ser humildes y humillarnos delante de Dios y reconocer que debemos hacer el bien en todos nuestros caminos. Entonces Dios podrá tomar nuestra ofrenda y recibirla como un olor grato que sube hasta su presencia.

4. Consecuencias del pecado

El pecado está a la puerta, el pecado está en este mundo contaminando la vida de todas las personas. Dios le advirtió a Caín que con ese tipo de pensamiento, con la actitud de enojo, con el semblante caído lo que lograría es no ser aceptado.

En lugar de eso le invitó a hacer el bien y le advirtió que el pecado podía aprovecharse de ese enojo, de ese semblante. Dios quería que Caín gobernara esa situación y que se sobrepusiera e hiciera el bien para ser aceptado.

Dios nos sigue advirtiendo que el pecado puede gobernar nuestra vida, pero nos llevará a la muerte. En lugar de eso Dios quiere que tomemos el control de nuestra vida, que le busquemos, que nos humillemos ante Él para que podamos tener vida eterna.

Dios es bueno y quiere lo mejor para nuestra vida. Dios nos advierte que el pecado puede gobernarnos, pero nos invita a que lo gobernemos nosotros. Solo a través de la ayuda del Espíritu Santo podemos tomar el control del pecado, por la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

Conclusión

El pecado está a la puerta, esperando a que las personas se dejen gobernar por él. Pero hay una opción, el hacer caso a Dios, el escuchar su consejo y hacer el bien. Dios está listo para ayudarnos, no nos abandona, no deja que el enojo, que la envidia, que la maldad se apodere de nosotros, Él no quiere eso, por eso se acerca a nuestra vida y nos da la oportunidad de vivir.

Ya es decisión de nosotros si dejamos que el pecado nos gobierne o tomamos el control, gracias al sacrificio de Jesús y gobernamos ese pecado y lo subordinamos a nuestros pies, pues el poder del Espíritu Santo en nosotros nos lleva a la santidad, a la redención de nuestra vida. Es entonces cuando Dios verá nuestra ofrenda, nuestra oración, nuestra acción de gracias y se alegrará con nuestro corazón sincero delante de Él.

La oportunidad está lista para ser tomada por cualquiera. Dejemos el orgullo, dejemos de creernos superiores a los demás, dejemos de tener pensamientos negativos y veamos en que nos hemos equivocado y corrijamos el rumbo de nuestra vida.

No sigamos caminando hacia la muerte, sino que empecemos a caminar hacia la vida eterna y caminemos hacia Jesús.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados

El Nuevo Pacto… #Predicas Cristianas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 comentarios