Predicas Cristianas

Llamado al arrepentimiento

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo” (Isaías 1:16)

Prédica de Hoy: Llamado al arrepentimiento

Introducción

La búsqueda de Dios por el corazón del hombre no cesa. El Señor nos recuerda constantemente que debemos ser santos porque Él es Santo [1]. En nuestra vida tenemos la oportunidad única de dejar de hacer lo malo y servir a Dios, el Señor nos llama y escuchamos ese llamado para venir a ser parte de Su redil [2]. Pero muchas veces la comodidad, los ataques del maligno o la influencia del mundo nos enfría en nuestra vivir con Dios.

Anuncios

El Señor no quiere que nadie se pierda [3], por eso envió al Espíritu Santo para que nos acompañara en esta vida nueva que tenemos en Dios desde el momento que le reconocimos como nuestro salvador. Dios también declara que no quiere personas frías o tibias [4], sino personas que estén en el fuego de su Espíritu. Por eso es necesario conocer nuestra relación con Dios, y regresar a ese primer amor con el Señor.

I. ¿Quién es Dios? (Génesis 1:1)

Existen muchos que dudan de la existencia del Señor. En Su palabra encontramos Sus hechos, pero un versículo poderoso nos deja ver que Dios es quien tiene el derecho de reclamar todas las cosas como suyas.

Dios no tiene comparación con nada, Él está sobre todas las cosas. El ser humano ha sido bendecido al ser esa creación de Dios que puede ser consciente de ella misma y de su creador. Somos conscientes de la existencia de Dios y podemos comunicarnos con Él.

Anuncios

a. El creador

En el principio existía Dios, nada más. Dios, con su infinita sabiduría creó al universo entero, todo lo que existe y que incluso hoy escapa de nuestro conocimiento. También creó esta tierra y a los seres que la habitamos. Dios puede reclamar todas las cosas y gobernar sobre ellas porque Él las ha creado como bien le pareció.

No hay nadie que pueda decirle a Dios que hacer o cómo hacerlo, pues toda la sabiduría le pertenece, todo el poder también. Así Dios se convierte en el que merece toda la gloria de todo el universo, y es digno de ser adorado.

b. El salvador

Pero el ser humano ha cometido algo que Dios no puede soportar, el pecado [5]. Desde el huerto del Edén el pecado entró en la humanidad, y eso nos dejó fuera del reino de Dios. Fuimos desobedientes a nuestro creador en algo que fue específico en declararnos. Por lo tanto solo queda juicio sobre nuestra cabeza.

Anuncios

Pero Dios en su infinito amor ha provisto una manera por la que podamos ser limpiados de nuestros pecados y así acercarnos a Él. Por medio del sacrificio de Cristo en la cruz podemos tener el perdón de nuestros pecados, y así el regalo de Dios de la vida eterna [6].

Cristo es nuestro Salvador, quien murió en la cruz y derramó Su preciosa sangre para que por medio de ella podamos ser justificados ante Dios Padre. Cristo es nuestro salvador y es necesario que le reconozcamos como tal, que creamos en Él y que le confesemos con nuestra boca.

II. La rebelión del hombre (Isaías 1:2)

A pesar del sacrificio de Cristo en la cruz, muchos le rechazan, muchos no le aceptan como salvador y se pierden en sus delitos y pecados. Pero hay un hecho mucho más triste, y es que hay muchos que le han conocido y saben que sólo Él salva, pero por múltiples motivos se olvidan de lo que Dios ha hecho por ellos y se alejan.

Anuncios

Hay quienes se rebelan contra Dios, aún conociendo que Él es el creador, que sólo Él salva y que sin Él estamos perdidos. Muchos lo hacen por la presión del mundo, otros por la influencia del enemigo, otros por no ser valientes para santificarse para Dios. Lo cierto es que rebelarse contra Dios no trae nada bueno.

III. El castigo del pecado (Isaías 1:4-8)

El alejarse de Dios es motivo de su ira. Dios es bueno, pero no puede soportar el pecado. Dios ama al pecador pero aborrece el pecado y está dispuesto a castigarlo. Dios tiene preparado un lugar para el diablo y sus ángeles, un lugar de muerte eterna. Por eso el enemigo no quiere estar solo y busca cómo alejar de Dios a sus hijos.

Estos versículos en el primer capítulo de Isaías nos muestran lo que espera a alguien alejado de Dios. Sin Dios podemos solamente esperar enfermedad, destrucción de nuestra tierra, esclavitud y dolor. El hambre se apodera de las personas sin Dios y la esperanza no existe. Nada bueno le espera a aquel que deja al Señor.

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario

  1. MUY Cierto SIN santidad nadie podrá entrar al reino de los cielos necesitamos arrepentirnos de aquello que contamino el corazón gracias por su paciencia por seguirme compartiendo la palabra gracias por esta palabra pase un proceso difícil Dios me ha dado la victoria que Dios les siga bendiciendo