Predicas Cristianas

Los pensamientos de Dios

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico:Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros. dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis.” (Jeremías 29:11)

Prédica de Hoy: El deseo de Dios

Anuncios

Introducción

En el mundo hay muchas personas que dudan de la existencia de Dios, creen que todas las cosas existieron por sí mismas y fueron cambiando a lo largo del tiempo. Estas personas no pueden ver la obra de Dios en el universo, a pesar de que el universo entero nos habla del poder creador de nuestro Señor son ciegos para no ver sus maravillas.

A pesar de lo que algunas personas piensan, Dios continúa Su labor salvadora. Somos testigos de que, aunque estábamos muertos en nuestros delitos y pecados Cristo murió por nosotros [1]. Somos testigos de que no buscamos a Dios, sino que Él nos buscó primero, porque nos ama y quiere que todos vengamos al arrepentimiento para recibir su perdón [2].

En el corazón de Dios hay amor, un amor como ningún otro. En su corazón está el deseo de salvar a la humanidad, de bendecir, de llenarnos de su plenitud. Es entonces el deseo de Dios que todos vengamos al conocimiento de la verdad [3]. Dios quiere que toda rodilla se doble y que toda lengua confiese que Jesús es el Señor, es nuestro Señor y vivimos para Él [4].

Anuncios

I. Paz (Juan 14:27)

Jesús nos ofreció una paz, no cualquier paz sino Su paz. La paz de Dios implica estar tranquilos, pero no solo cuando todo va bien, sino lo sorprendente es que podemos estar tranquilos cuando todo va mal. Porque Dios está con nosotros y no dejará que nada nos haga daño. Si Dios permite alguna tribulación un propósito tiene y esa tribulación se transformará en bendición si permanecemos en Él.

La paz de Dios no puede compararse a la paz del mundo, debido a que solo Dios conoce las intenciones del corazón y solo él tiene la verdadera intención de cuidarnos. No podemos confiar en la paz del mundo que es pasajera, mejor confiar en la paz de Dios que es eterna.

a. En Dios (Juan 16:33)

Dios tiene pensamientos de paz para nuestra vida. Esto nos permite ver que intencionalmente el Señor busca la paz para nuestra vida. No recibimos una paz pasajera o en determinadas circunstancia, sino que recibimos una paz de Dios que es eterna y nos permite estar tranquilos en toda situación.

Anuncios

Jesús nos advirtió también que en el mundo tendríamos aflicción. El mundo se levanta contra todo lo que viene de Dios y todo lo que procede de Él. Somos hijos de Dios engendrados por voluntad de nuestro Padre Celestial

El Señor ha vencido al mundo, se ha levantado como nuestro salvador y está sentado a la diestra de Dios, por lo tanto, mientras nuestra fe está puesta en Él podemos tener paz y estar tranquilos. Porque el mundo no puede separarnos de Dios, el mundo no puede separarnos del amor eterno con el que el Señor nos ha amado [5]. Somos ovejas del prado de Dios y Él cuida de nosotros.

b. Nos guarda (Filipenses 4:7)

La paz que Dios nos da nos guarda. Nos guarda del mal, guarda nuestros corazones y pensamientos en Cristo. Es así como cada decisión, cada acción que tomamos lo hacemos lo hacemos tomando en cuenta a nuestro Dios y su palabra hermosa.

Anuncios

No tomamos decisiones con guiados por el sistema moral del mundo, pues estaríamos pecando contra Dios. Tampoco tomamos decisiones basadas en lo bueno de las personas, sino que tomamos decisiones basadas en la perfección de la palabra y la voluntad de nuestro Dios.

Dios no se equivoca, por lo tanto estando en su paz y estando guardados nuestros pensamientos en Dios estamos seguros de tomar la mejor decisión. La paz de Dios nos permite estar en su palabra y buscarle siempre de todo corazón. Al pensar en el Señor constantemente estamos alejados de las preocupaciones, de lo mal que van las cosas y nos concentramos en su amor y misericordia.

c. Nos permite descansar (1 Pedro 5:7)

Su palabra dice que podemos echar nuestra ansiedad sobre Él. Esta es la manera en que podemos descansar, cuando tenemos una necesidad, cuando hay algo que nos preocupa. Podemos acudir a nuestro Dios y echar esa ansiedad en Él y nosotros estar tranquilos.

Pero acudimos a Dios porque Él tiene cuidado de nosotros, Dios tiene cuidado de sus hijos. El Señor no nos abandona, sino que permanece a nuestro lado en todo momento. Nosotros somos los que podemos alejarnos del Señor, pero Él busca siempre cómo mantenernos a su lado en su santidad.

Anuncios

Descansemos en Dios, entreguemos a Él nuestras necesidades y estemos tranquilos sabiendo que en las manos de Dios todo problema se resuelve, en las manos de Dios son destruidas las preocupaciones y podemos tener paz.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *