Predicas Cristianas

¿Cuán fuerte es tu Fe?

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Bíblico: Daniel 3

Prédica de Hoy: ¿Cuán fuerte es tu Fe?

Introducción

Un año ha terminado, y un nuevo año ha iniciado, pero el mundo de hoy continúa en la misma situación de siempre. Con cada día que pasa, la humanidad de aleja más y más de Dios, y en vez de depositar su fe en Él, el hombre ha escogido poner toda su fe en el hombre.

Anuncios

Como muchos de ustedes recordaran, hace un tiempo atrás les predique acerca de los dones espirituales. Como les explique en esa predicación, todos hemos recibidos dones espirituales, pero existe uno que en muchas ocasiones no es reconocido como tal. ¿De qué don les estoy hablando? Les estoy hablando acerca del don de la fe [1].

Ahora bien, cuando se habla de los dones espirituales, lo primero que llega a lamente de las personas son los dones como el de sanidad, hablar en lenguas, interpretar lenguas, profecía, y demás. Pero raramente se escucha hablar acerca del don más importante de todos los dones, el cual todo cristiano posee.

Repito, estamos hablando acerca del don de fe. ¿Por qué digo que la fe es el don más importante que existe? Lo digo porque la realidad es que si no tenemos fe, pues entonces no podemos aceptar lo que la palabra de Dios nos instruye y revela. Si no tenemos fe, entonces no podemos agradar a Dios [2].

Anuncios

Estamos al inicio de un nuevo año, esto quiere decir que estamos al iniciar una nueva etapa en nuestra vida. Así que el tema principal de la prédica de hoy será examinar que tan fuerte esta nuestra fe. Es necesario que tomemos inventario de nuestra fe, ya que entre la pandemia mundial, las vacunas, la crisis económica mundial, y los actos de violencia que hemos experimentado, nuestra fe en Dios puede ser gravemente afectada. Y si no tenemos cuidado podemos llegar hasta dudar de Dios. Así que con esto en mente, continuemos ahora con la predicación de hoy.

I. Antecedentes históricos (verss. 3:1-6)

Para tener un mejor entendimiento del mensaje de hoy, nos será necesario conocer algunos detalles históricos. Durante este tiempo en la historia, la biblia nos declara que Nabucodonosor había mandado a hacer una estatua de oro sólido, y no sólo esto, sino que también decreto una ley que exigía que todo ciudadano, al escuchar cualquier clase de música, tenía que postrarse ante la imagen y adorarle (verss.1-5).

La ley era extremadamente estricta, y no había exclusión de personas. Sin excepción de personas, posición política o social, si no cumplías con la ley serias sentenciado a una horrible muerte. Si no cumplías con la ley, serías arrojado dentro de un horno ardiendo (vers. 6).

Anuncios

Debido a esta terrible amenaza de muerte, el pueblo y sus gobernantes accedieron a la ley y al escuchar cualquier tipo de música se postraban ante la estatua y le rendían homenaje. Hasta aquí el recuento histórico que deseaba hacerles. Así que manteniendo esto en mente, continuemos ahora con la prédica de hoy, y veamos cómo podemos se aplica todo esto a nuestra vida hoy en día.

II. La fe de Sadrac, Mesac y Abed-nego (verss.8-12)

Según leemos en el libro de Daniel, pronto encontramos que hubo tres hombres judíos que no hicieron lo que la ley impuesta por el rey exigía. A pesar de que ellos habían recibido reconocimientos del rey, y ocupaban posiciones importantes dentro del reino, Sadrac, Mesac y Abed-nego no comprometerían su fe, y no traicionarían a Dios [3].

Al igual que estos tres hombres, una vez que aceptamos a Jesucristo como nuestro Rey y Salvador, a cada uno de nosotros se nos ha dado el privilegio de ahora ser llamados hijos de Dios [4]. En otras palabras, ahora vivimos dentro del Reino de Dios, y somos guiados por Su santo espíritu.

Anuncios

Pero además de esto, Dios nos ha entregado una posición de suma importancia dentro de Su reino. A todo cristiano se le ha encargado predicar el mensaje de salvación al mundo [5]. Dios le ha confiado a todo cristiano una posición extremadamente importante y una gran responsabilidad dentro de Su reino, después de todo, si nosotros no predicamos el mensaje de salvación al mundo, ¿cómo conocerá el mundo que Jesucristo existe? ¿Cómo conocerá el mundo que Dios existe?

III. Las mentiras de Satanás (verss. 8-13)

Lamentablemente las mentiras de Satanás detienen que muchos cristianos no se mantengan files a Dios, y que cumplan con la responsabilidad que Él nos ha encargado. Como les dije anteriormente, a todos se nos ha entregado dones espirituales para que obremos en el Reino de Dios.

Pero al igual que en el caso de los tres compañeros de Daniel, Satanás no pierde tiempo en acusarnos. El diablo mentiroso no puede acusarnos delante del Rey de Reyes y Señor de Señores, ya que una vez que llegamos a Él su sangre nos limpia de todo pecado. Pero si les puedo decir que el demonio no descansa sus acusaciones en nuestra propia mente.

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *