Predicas Cristianas

Obedientes hasta la muerte

En el pasaje cuando los soldados apresan al Señor y uno sale en su defensa con una espada, el Señor le reprende diciéndole una gran verdad, que legiones de ángeles estarían listos para defenderlo si Él así lo mandara. Pero Él no se defendió y como cordero fue llevado al matadero por amor a nosotros.

Anuncios

Ese es el ejemplo de humildad que debemos seguir. Su palabra también nos dice que no seamos altivos, que no pretendamos ser superior a ninguno. Pablo declara que él sabe estar en abundancia, pero que también sabe vivir en escasez. No importa la situación que estemos viviendo, no somos superiores o inferiores a nadie, somos hijos de Dios y eso es lo que realmente importa.

Así que hagamos todo con humildad de corazón, como para el Señor. Si hacemos algo lo hacemos lo mejor que podemos y lo entregamos al Señor. Si hacemos una bondad con alguna persona al Señor estamos sirviendo. Si la otra persona lo agradece o no lo hace no debe de importarnos, pues al Señor es a quien estamos sirviendo.

III. Obedientes (Filemón 1:21)

El Señor nos habla y pide nuestra obediencia. El mundo rechaza obedecer al Señor pues el evangelio es locura para los que se pierden. El mundo nos aborrece porque piensa que obedecer a Dios es una locura. Escribe el apóstol que si esto es una locura, entonces nuestro manicomio está en el cielo. El mundo no lo entiende pero sus hijos si saben que obedecer a Dios es lo que debemos hacer.

Anuncios

Porque la desobediencia lleva pecado y la paga del pecado es muerte, pero la obediencia lleva recompensa. El Señor es fiel y justo para cumplir su palabra y bendecir a aquellos que obedecen sus mandamientos. Dios nos pide obediencia y debemos obedecer al Señor de señores por todo lo que Él ha hecho, por todo lo que Él es.

a. En todas las cosas (2 Corintios 2:9)

Nuestra entrega a Dios debe ser completa, en todas las cosas. Nuestro corazón no debe tener ninguna reserva. Debemos rendirnos al Señor por completo y entonces Él nos recibirá con los brazos abiertos.
No podemos pretender servir a Dios si seguimos sirviendo al mundo.

No podemos entrar el reino de Dios en pecado. Dios es santo y requiere que sus hijos lo seamos también. Es entonces que nos recibe en su reino y nos bendice, cuando nos rendimos completamente ante Él.

Anuncios

b. Hasta la muerte (Filipenses 2:8)

Jesus fue obediente hasta la muerte. Esteban fue el primer mártir que registran las escrituras, fue acusado y condenado a morir apedreado. Pero estando en esa condición no se arrepintió de servir a Cristo, estando listo para ser apedreado pudo ver la gloria de Dios. Esteban fue obediente hasta la muerte y recibió su recompensa.

En el mundo existe persecución, existen lugares donde los cristianos son perseguidos solo por predicar a Cristo, por profesar su fe. Debemos estar listos para defender nuestra fe, para predicar a nuestros detractores la verdad. Debemos ser obedientes en todo momento, en todo lugar y bajo cualquier circunstancia. Dios es superior a todo y debemos darle a Él toda la gloria.

IV. La recompensa divina (Mateo 24:13)

Cuando somos obedientes a Dios en todas las cosas estamos agradando a nuestro Padre. Jesús agradó al Padre siendo obediente y dice su palabra que Dios le exaltó hasta lo sumo y le dio un nombre que es sobre todo nombre.

Anuncios

El Señor se sentó a la Diestra del Padre y ahí espera el momento en el que regresará por aquellos que siguen su ejemplo y son fuertes para ser obedientes hasta la muerte.

Dios no es hombre para mentir, el Señor nos ha prometido la vida eterna y le servimos sabiendo que un día entraremos a sus fiestas y nos gozaremos con Él para siempre. El Señor tiene cuidado de sus hijos y nos defiende de todo mal, porque en Él está el poder.

Conclusión

La salvación es demasiado grande como para descuidarla. Se necesita esfuerzo, se necesita determinación, se necesita un corazón rendido y humillado ante el Señor. Dios busca personas que le obedezcan en todo, no solo en las cosas fáciles, también en las difíciles.

Debemos seguir el ejemplo del Maestro y ser obedientes como Él. Obedientes hasta la muerte, no aferrarnos a nada de esta tierra sino despojarnos de todo y entregarnos completamente al Señor en humildad y amor. Porque el Señor busca adoradores, personas fieles en los que pueda confiar para hacer su obra en el mundo. Debemos ser esos obedientes que siguen a Dios y le buscan de todo corazón.

Anuncios

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto… Predicas Cristianas

Puede usar esta predica cristiana para predicar en su iglesia, pero si Ud. desea publicar esta predica cristiana en su sitio web, o en las redes sociales, Ud. tiene que incluir el nombre del dueño de los derechos de autor (© José R. Hernández), y un vínculo a https://www.elnuevopacto.com. Recuerde que el plagio es robo, y como cristianos no estamos llamados a robar (Éxodo 20:15). Recuerda «No hurtaréis, ni engañaréis, ni os mentiréis unos a otros.» Levítico 19:11. No comprometas tu testimonio cristiano. Toda violación de derechos de autor sera reportada a Google.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario