Predicas Cristianas

La hipocresía

Aquellas personas hipócritas son esas que dicen seguir a Dios con todo su corazón, pero sus oraciones no son reales. Son palabras que no agradecen ni exaltan a Dios. De hecho, el Señor, al conocer las intenciones de nuestro corazón, sabe cuándo sucede esto. ¿Cómo puede pasar esto? Porque a Él no le gusta cuando solo nos limitamos a repetir cosas sin sentido. Algo que Él llama vanas repeticiones [7].

Anuncios

Otra razón por la que el Señor exhorta a las personas que permiten la hipocresía en sus vidas, es cuando hacen juicios sobre otra persona. Como era el caso de la mujer que descubrieron en el acto de adulterio [8]. Todos querían apedrearla por su pecado. Sin embargo Jesús sabía que esto era un acto de hipocresía de su parte. Y fue exactamente por eso que les dijo que quienes fueran puros y sin errores, tendrían derecho a juzgarla. Pero nadie se atrevió a lanzar su piedra.

III. ¿Cómo puedo ser libre de la hipocresía?

Lo primero es reconocer nuestro error. Algo en lo que el Señor se alegra es el arrepentimiento y la convicción de sus hijos. Si entendemos que la hipocresía puede afectar nuestra relación con Dios, lo mejor que podemos hacer es aceptar que hemos pecado contra nuestro Padre. No es malo reconocer que pecamos, es peor cuando hacemos como si nada hubiese pasado.

Es necesario que haya esa convicción de arrepentimiento sobre nuestras acciones. Y junto a eso, que estemos dispuestos a cambiar, a dejar esa hipocresía a un lado y vivir de manera que Dios se alegre en nosotros. La palabra nos dice que si nos volvemos a él con todo nuestro corazón, Él también se volverá a nosotros, nos perdonará y traerá bendición y perdón a nuestras vidas [9].

Anuncios

Entendamos que los fariseos también eran personas que solo hacían cosas para obtener reconocimiento público de sus acciones. Esto es todo lo contrario a lo que el Señor nos ordena. Si queremos ser libres de la hipocresía en nuestras vidas, comencemos a obrar con un corazón humilde, sin enaltecernos ni pensar que somos “más santos” por hacer una buena obra. La palabra nos dice claramente que Dios mira de lejos a los altivos y orgullosos [10].

Para concluir.

El Señor es el camino, la verdad, y la vida [11]. Entonces, nosotros como sus hijos debemos vivir de manera verdadera, sin máscaras ni fingir nada de lo que no seamos. Aprendamos a honrar a Dios con nuestros actos, nuestras oraciones. Que todo lo que hagamos, sea para Él, así todo lo que vayamos a hacer será con la mejor disposición. Lo mejor que podemos hacer es acercarnos a Su presencia y pedirle que cambie nuestra forma de ser.

Para poder sacar la hipocresía de nuestras vidas, debemos ser honestos ante el Señor. Que nuestras acciones reflejen lo que Él ha hecho en nuestra vida. Que no sean oraciones solo de palabras, sino que estas se vean respaldadas por la forma en la que vivimos. No seamos como los fariseos, quienes profesaban su devoción a Dios, pero sus acciones y su manera de pensar no evidenciaba en nada eso que decían.

Anuncios

Desechemos la hipocresía de nuestra comunión con el Señor. No hagamos las cosas para que alguien más nos vea. Que sea suficiente para nosotros el hecho de saber que es Dios quien se agrada de nuestras acciones. La murmuración, hacer juicios sobre la vida de alguien más, creer que somos más santos que alguien, todo esto hay que sacarlo de nuestro corazón. Así, la humildad, el amor y la santidad de verdad entrarán en nuestras vidas.

[1] Jeremías 23:15; Mateo 23:28; Lucas 12:1; 1 Pedro 2:1
[2] Mateo 23:5-7
[3] Juan 7:32
[4] Lucas 18: 9-14
[5] Mateo 23:27
[6] Apocalipsis 3:16
[7] Mateo 6:7
[8] Juan 8: 4-11
[9] Joel 2:12-13
[10] Salmos 138:6
[11] Juan 14:6

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Por favor respete los derechos de autor

No copie y pegue este material en otros sitios web; el plagio es robo. Le invitamos a que comparta este material en las redes sociales copiando y pegando el siguiente vínculo es cu cuenta.

https://www.elnuevopacto.com/predicas-cristianas/7284-la-hipocresia

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *