Predicas Cristianas

El llamado de Dios

Fuimos llamados a ser luz para la tierra (Mateo 5:14), fuimos llamados para fastidiar a las tinieblas. Fuimos llamados para que los que están en oscuridad puedan ver la luz de Jesús que brilla en nosotros. Para esto fuimos llamados, para que los que están perdidos puedan hallar el camino a casa. Ahora bien, si ignoramos este llamado de suma importancia, nunca sabremos qué personas pudimos haber ayudado y salvado.

Anuncios

III. Respondiendo al llamado de Dios

Por otra parte, podemos tomar esta gran responsabilidad, pero más que una responsabilidad es un honor. Es un honor que Dios mismo nos escoja y decida entregarnos una tarea muy importante tanto para él como para nosotros. Él ha dejado personas a nuestro alrededor con el fin de que impactemos sus vidas y las traigamos a los pies de cristo, con el mismo amor con el que él nos ha tratado.

Si lo respondemos, Dios estará mirando nuestro trabajo y depositando fe en nosotros y en qué podemos hacer esto con amor y dedicación. Esto no es cualquier cosa. Este es el trabajo de toda nuestra vida, para esto nos ha preparado el Señor todo el tiempo.

No significa que vaya a ser fácil, no significa que no vayan a haber pruebas. Habrá gente que nos ignore, nos insulten o nos persigan por causa de nuestra fe y por la obra de Cristo (Mateo 5:10). Seremos recompensados por nuestra labor y tendremos galardones en el cielo que serán entregados a nosotros. Por amor Jesús vino, por amor sirvió a otros, y por amor murió para salvar a sus amigos.

Anuncios

El llamado de Dios conclusión

Dios nos está llamando, quiere entregarnos uno de los privilegios más grandes que tenemos, y es servirle a él y servir a otros. No basta con servir en la iglesia, basta con que ganemos almas para Cristo. Basta con que ayudemos al necesitado y levantemos al que está caído. Basta con que ayudemos a transformar la vida de alguien; con eso basta. Nunca nos olvidemos que nosotros somos la sal del mundo.

Tenemos esta gran elección de servir a otros, de hacerlo con amor y pasión como Jesús lo hizo, pero esto solo depende de ti y de mí. No nos conformemos a recibir, “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35).

No olvides que Jesús mismo se hizo humilde, para demostrarnos y ser un ejemplo vivo de quienes podemos ser y en cómo debemos ser con otros. Su ejemplo siempre fue de amor y servicio con todas las personas. Eso es lo que Él también espera que hagamos.

Anuncios

¿Responderás a su llamado?

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto .. Mensajes para Predicar

Por favor respete los derechos de autor. Prohibido copiar y pegar este material en otros sitios web. Le invitamos a que predique, evangelize, y use esta predicación en su iglesia. Le invitamos que use esta predicación para enseñar en su grupo de estudios bíblicos, célula, y en cualquier otra reunión que estime apropiada. Ayúdenos a predicar la palabra de Dios compartiendo este material con sus amistades y seres queridos en las redes sociales copiando y pegando el siguiente vinculo en su cuenta. 

Anuncios

https://www.elnuevopacto.com/predicas-cristianas/7312-el-llamado-de-dios/

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *