El perdón es la muestra de amor

El perdón es la acción más fácil que existe, pero muchas veces somos nosotros quienes nos lo impedimos.

Anuncios

Si no perdonamos es porque no disponemos nuestro corazón para recibir y dar el perdón, es la acción más fácil pero la más gratificante a la hora de descansar.

Muchas veces la falta de perdón nos aleja de Dios, de nuestra familia y de nuestros amigos, porque la falta de perdón es una atadura.

Rogarle a Dios que nuestro corazón sea de carne y que se inunde de amor por los hermanos, tanto de sangre y de fe. Pero también por los que a un no han llegado a los pies de Dios porque Él estará realizando la obra hasta perfeccionarla.

Anuncios

La historia del hijo pródigo, es hermosa ya que se puede resaltar que el padre siempre estuvo esperando a su hijo con los brazos abiertos, a pesar de los errores que se hubieran cometido. El padre nos enseña un verdadero perdón genuino así debemos perdonar a los enemigos.

II. El perdón las veces que sean necesarias

Pedro se acercó Jesús y le preguntó: Señor, ¿Cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? Jesús le contestó: No te digo que, hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces.» Mateo 18:21-22

Alguna vez se han preguntado ¿Cuántas veces nos perdona Dios? Y es que no hay numeración. Nosotros como seres humanos todos los días nos equivocamos.

Anuncios

Pero así sean mil veces, si confesamos con nuestra boca Él es bueno y misericordioso y nos perdona. Así mismo debemos hacer nosotros, sin importar cuantas veces nos lastimen, o nos hagan sentir mal debemos perdonar.

La muestra de amor más perfecta y sublime y es que no hay nada más perfecto que el perdón. Cuando tu das perdón estás demostrando que en ti hay un alma y un espíritu bondadoso.

Un espíritu que pertenece a Dios, y que en ti sobreabunda el Espíritu Santo. Cuando perdonas enseñas cual es la voluntad de Dios en ti.

Anuncios

¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y pasa por alto el delito del remanente de su pueblo? No siempre estarás airado, porque tu mayor placer es amarMiqueas 7:18

Así como Jesús te perdona y nunca más se vuelve a acordar tus errores, así debes hacer con tus hermanos. Y a hermanos me refiero a tu prójimo, al que te hace daño.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *