Mi fortaleza

Predicas cristianas

Prédica de hoy: Eres mi fortaleza en tiempos de angustia

Texto bíblico principal:  «Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.» 1 Samuel 30:8)

Anuncios

Mi fortaleza en tiempos de angustia – Introducción

La historia narra que David empezó como pastor de ovejas., Luego el profeta Samuel lo ungió para ser rey del pueblo de Israel.  Al pasar el tiempo David llego a la casa del rey Saúl. La historia cuenta que David mató a Goliat y su surgimiento en la guerra empezó a aumentar. (Saúl mató a 1000 y David a sus 10.000).

Aquí ocurrió algo que solo el corazón empieza a cultivar. Saúl empieza a tener envidia de David, ya que él contaba con unas características que Saúl es ese momento no contaba. Luego David tuvo que fugarse a la tierra de los filisteos para escapar la mano de Saúl [1].

En 1 Samuel 30 la historia nos cuenta que David salió a pelear contra el ejército de los amalecitas. Los amalecitas habían llegado a donde se encontraba el pueblo de David, y robaron y saquearon todo lo que encontraron en su camino, hasta las esposas y su riqueza, (lo robaron todo) [2]. Ahora bien, la pregunta es, ¿Qué hubieras echo tu?

Anuncios

Se habían robado absolutamente todos sus hijos, sus esposas, todo lo económico y todo lo de su pueblo. Ahora te pregunto, ¿estas pasando por una situación como esta? Es decir, una situación donde lo has perdido todo, y toda solución aparenta inalcanzable. Entonces estoy aquí hoy para decirte que la solución la tienes en tus manos. Para cada situación existen numerosas soluciones, pero hoy solo planteamos dos.

  • Primero. Perseguirlo sin importar que emoción se vive en ese momento, por lo general es de ira desenfrenada.
  • Segundo. Consultarle a Dios la situación y que Él sea direccionando todas las acciones, dejando que el Señor lo haga posible [3].

La historia nos enseña que David se acercó a la presencia de Dios y le pregunto «¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar?»  Y el Señor le respondió diciéndole: «Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.«. Esto es importante a notar, porque aquí vemos que  David tenía la autoridad de Dios. David tenía la guía, y el respaldo del Todopoderoso.

¿Cuántas veces te has acercado a la presencia de Dios y has solicitado Su autoridad para poder hacer alguna acción? Solo una pregunta para reflexionar.

Anuncios

I. Mi fortaleza es ir a la presencia de Dios

Cuando hablamos de ir a la presencia de Dios es saber y tener presente que Su voluntad es primero [4]. En otras palabras, pedir que la voluntad de Dios se cumpla antes de tomar una decisión a pesar del problema, o la situación que se encuentre la persona.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *