Tengamos cuidado

Predicas Cristianas

Predica de hoy: ¡Tengamo cuidado!

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordias entre hermanosProverbios 6:16-19

Anuncios

Introducción

Nuestro texto bíblico principal nos dice claramente que Jehová aborrece seis cosas, y que aun siete abomina su alma. Pero, ¿qué quiere decir esto?

El significado de aborrecer es: detestar enormemente algo o a alguien. Y abominar es: aborrecer y condenar enérgicamente a una persona o a una cosa. Tal vez Dios en varias ocasiones a llegado a aborrecer muchas de las acciones que comentemos a diario. Muchas de ellas las cometemos voluntariamente, y muchas otras involuntariamente.

Imaginasen cuanto es el desagrado que tiene Jehová con las personas que actúan de las maneras que Él menciono, la verdad es impresionante. Si Jehová dice que aborrece de tal manera a esas personas se han preguntado ¿Cuál es el caos que causan esas cosas? Porque si Jehová las odia es por una razón de mayor peso.

Anuncios

Ahora bien, reflexionemos en cada una, identificando sus características y como están influyendo en nuestras vidas.

I. Ojos altivos (Salmos 138:6)

Debemos siempre tener un corazón humilde [1], que este contristo y humillado delante de Dios, sin creer que somos más que nadie, ni que lo que hacemos es mejor que lo que hacen otras personas, con unos ojos que saben de quien proviene su socorro y que todo se lo deben a Dios y a su infinita misericordia.

Si tu eres de los que mira al otro por encima del hombro, y piensas que eres superior, déjame decirte que Dios te tiene en poco, porque Jesús vinos a enseñarnos Su humildad y que es mejor “Servir que ser servido” [2].

Anuncios

Porque Jesús siendo Dios [3], vino y se hizo siervo y le fue de ayuda a los demás, cuando debió hacerse, al contrario. Pero esa es la verdadera humildad, la que Él nos enseño y la que debemos practicar todos los días.

Cada vez que Dios permite bendecirnos, es ahí donde más humildes debemos ser. Pero los ojos altivos pueden surgir por ser una persona que solo busca tener cosas terrenales. ¿Qué sucede entonces? Lo que sucede con frecuencia es que sin darse cuenta el  corazón de las personas se empieza a envanecer, y sus ojos se vuelven arrogantes, orgullosos.

Las personas  se vuelven vanidosas y son antipáticas a varios procesos de la vida. Es ahí cuando una persona se cree superior, ya sea por su posición social y económica o por una cualidad especial. Pero lo peor es que la persona lo demuestra con un trato distante o despreciativo hacia los demás.

Anuncios

II. La lengua mentirosa (Proverbios 12:22)

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *