La sanidad espiritual

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: La sanidad

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: «He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados; produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré. Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo.» Isaías 57:18-20 

Introducción

Los seres humanos somos seres que originalmente éramos perfectos, sin ningún tipo de defecto. Pero todo esto cambio después de la incorporación del pecado en la vida del hombre. El pecado desencadeno una cascada de problemas y obstáculos para la humanidad. Estos obstáculos han ido aumentando conforme pasa el tiempo, y han causado molestias, dolor, despedidas repentinas y la muerte.

Las enfermedades no solo invadieron la parte física del hombre, me refiero al cuerpo entero. Sino que también transcendieron al espíritu y el alma, floreciendo desde nuestra mente hasta convertirse en algo palpable, audible y visualmente espeluznante.

Lo cierto es que no deberíamos estar atravesando estas dificultades, pero nacimos en el tiempo del pecado y debemos vencerlo.

La enfermedad

Es un cambio del estado fisiológico en una o varias zonas del cuerpo, por causas que pueden ser o no conocidas. Su manifestación es reconocible por los síntomas y signos presentados, los cuales son característicos en cada enfermedad, lo que ayuda en su identificación.

Las enfermedades han sido calificadas durante cientos de años de estudios, gracias a ello, su evolución es más o menos previsible.

Las enfermedades pueden referirse a más de un área en específico. En el concepto anterior nos menciono el cambio de un estado regular a otro inapropiado. En este sentido podemos trasladar dicho conocimiento a otros espacios. Me refiero a la sanidad de las partes que conforman al ser humano, el alma, el espíritu y el cuerpo.

Enfermedad del alma y sanidad

Se puede decir que una persona esta enferma del alma cuando el individúo en cuestión sufre emociones fuertes, las cuales no logra controlar. Esto motiva manifestaciones en la parte física como depresión, ansiedad, falta de ánimos, melancolía con largos periodos entre otros.

Los problemas en el alma empiezan desde nuestra formación en el vientre de nuestras madres. El simple hecho de los sentimientos que nos transmiten (sanos o enfermos), directamente impactan nuestra mente y alma.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.