¿Cómo funciona el cristianismo?

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Prédica de Hoy: ¿Cómo funciona el cristianismo?

Introducción

La realidad del ser humano es que a todos nos gustan las cosas que hacen nuestro diario vivir más fácil, ¿verdad? A diario todos nosotros buscamos cosas que mejoran nuestra manera de vivir. No creo que exista una persona presente que no haya visto los comerciales en televisión, o escuchado los comerciales en la radio, promoviendo la venta de productos y herramientas que facilitan la limpieza en el hogar, la reparación de un automóvil, la educación de los niños, y hasta la belleza física de una persona.

En todas las ocasiones, se nos presentan productos que aparentan ser indispensables y maravillosos. Por ejemplo: si su automóvil tiene un arañazo con simplemente aplicar esta nueva cera, el arañazo desaparece y la pintura del auto queda como nueva; si pasado de peso, con simplemente tomar esas píldoras naturales puedes comer lo que desees y reducirás tu peso; si tienes arrugas o manchas en tu piel, con simplemente aplicar esa nueva crema a tu piel, toda arruga desaparecerá y tu piel será como la de un joven. No continuaré con la lista de productos que se anuncian, creo que todos ya tienen muy buena idea de lo que les hablo.

Ahora, no sé ustedes, pero al ver esos anuncios que promueven esos productos tan maravillosos, y que facilitan nuestra vida de tan gran manera, la pregunta que siempre me hago es ¿cómo funcionara eso? Existen muchos productos que funcionan como anunciado, existen muchos productos que facilitan nuestro diario vivir, y si los encontramos, y si lo podemos pagar, por supuesto que lo compramos, ¿verdad?

Pero nunca compramos nada antes de convencernos de que el producto funcionara; nunca compramos nada antes de examinarlo detalladamente y preguntarnos ¿cómo funcionara eso? Esta es una pregunta que también se puede aplicar a nuestra fe. ¿Cómo es eso pastor?

Si hiciéramos una encuesta a un grupo de personas acerca del cristianismo, encontraremos que algunos dirán que lo trataron por un tiempo, pero que no funciona para nada. Otros dirán que no tienen el tiempo para tratarlo, y otros dirán que convertirse a Cristo fue la mejor decisión que tomaron en su vida. Tres diferentes opiniones, pero ¿a quien creer? Así que para determinar cuál es la respuesta correcta, ahora debemos preguntarnos, ¿cómo funciona el cristianismo? Pasemos ahora a la palabra de Dios para encontrar la respuesta.

2 Timoteo 4:16-18 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. 17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. 18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Para tener un mejor entendimiento del mensaje de hoy, examinemos brevemente algunos detalles históricos. En este punto de la historia Pablo se encontraba en una prisión Romana, acusado de insurrecto, y esperando a que se le celebrara un juicio para después ejecutarle [1]. Sus amigos se habían apartado de su lado, algunos se regresaron al mundo, y otros para continuar con su ministerio [2].

Así que en este momento de su vida, Pablo se sentía solo. Hasta aquí los detalles históricos, ya que estos dos breves detalles nos conducen a este punto de la historia, donde encontraremos de la manera que funciona el caminar cristiano. ¿Cómo así?

Bueno, en los versículos que estamos explorando hoy encontramos de las tres maneras que funciona el caminar cristiano. Encontramos como Dios derrama Su gracia para que podamos tolerar las decepciones de la vida; encontramos como Dios nos fortalece para soportar las tribulaciones; encontramos como Dios nos da la esperanza para el fin de nuestra vida. ¿Aún no lo pueden ver? Examinemos estos versículos detalladamente.

De la primera manera que funciona el cristianismo es que Dios derrama de su gracia para que podamos perdonar. En el primer versículo que estamos usando en el día de hoy leemos: “…En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta…” En estas palabras podemos ver el dolor que sentía Pablo en su corazón.

Fíjense bien como él dijo: “…En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon.” Aquí encontramos que Pablo se sentía defraudado; estaba decepcionado porque ninguno de sus amigos había permanecido a su lado cuando él más les necesitaba.

Ahora examinemos nuestro pasado, o quizás nuestro presente, y preguntémonos, ¿me he sentido así alguna vez? No creo que exista una persona en el mundo que no se haya sentido defraudada y/o decepcionada, durante algún punto de su vida. Para que entiendan bien lo que les quiero decir, permítanme exponerles dos ejemplos muy comunes.

El matrimonio. El novio y la novia se paran ante el altar de Dios, y ambos prometen ser fiel el uno al otro, en la pobreza y en las riquezas, en la salud y la enfermedad, hasta que la muerte les separe; pero algunas cosas fallan, y esa persona en la que pensaba poder confiar se marcha de su vida, dejando así un vació y dolor en su corazón. Y el enojo nunca queda muy atrás.

Las amistades. Quizás tenías una amistad de muchos años, alguien en quien confiabas grandemente, y pensabas que te ayudaría, pero cuando las cosas se pusieron difíciles, cuando llegó el momento de apoyar y ayudar, esa persona se marchó de su lado. Nuevamente esto nos causa un gran dolor, porque nuestra confianza ha sido violada. Nuevamente, el enojo no queda muy atrás.

Dos ejemplos muy comunes, dos ejemplos de situaciones que suceden a diario, pero debemos preguntarnos, ¿cómo hemos reaccionado? Por lo general, al sentirnos enojados, la mayoría de las personas queremos vengarnos. Buscamos pagar ojo por ojo, y diente por diente.

Perdemos sueño pensando y planeando nuestra venganza, se nos quita el apetito de solo pensar en lo que se nos ha hecho, y esperamos con anticipación el día cuando finalmente podremos hacer o decir lo que hemos planeado. Y según leemos estos versículos, podemos ver que Pablo se sintió traicionado, se sintió herido, pero ¿cuál fue su reacción? Fíjense bien la reacción de este hombre que estaba a punto de morir porque ninguno de sus amigos había venido a su defensa, Pablo dijo: “…no les sea tomado en cuenta…”

Aquí vemos como Pablo en vez de maldecir; Pablo en vez de buscar venganza; Pablo en vez de sentir enojo por todos aquellos que le habían abandonado, sintió misericordia. ¿Por qué sintió Pablo misericordia? Pablo sintió misericordia porque la gracia de Dios sobreabundaba en su vida [3]. Y es exactamente así como funciona el cristianismo.

En situaciones difíciles, en situaciones cuando somos decepcionados y traicionados, la gracia de Dios sobreabunda para que podamos perdonar en vez de odiar; y es a perdonar exactamente a lo que todo cristiano esta llamado.

Recordemos siempre que si no podemos perdonar, entonces no seremos perdonados [4]. Si no podemos perdonar, entonces lo único que estamos haciendo es alimentando la semilla de amargura que fue plantada en nosotros, y como todos sabemos cuando se alimenta una semilla, esta produce una fuerte raíz que penetra a gran profundidad, la cual no nos permiten vivir de la manera que Jesús murió en la cruz para entregarnos [5].

Las raíces de amargura no tienen lugar alguno en la vida de un creyente. Las raíces de amargura detienen las bendiciones, las raíces de amargura influencian nuestro pensamiento, las raíces de amargura detienen nuestra felicidad [6].

De la segunda manera que funciona el cristianismo, es que Dios nos fortalece para que podamos vencer las tribulaciones de esta vida. Fijémonos bien como lo dijo Pablo, él dijo: “…Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león…”

Quiero que nos fijemos bien que Pablo no dijo que Dios le había librado de la tribulación, yo diría que todo lo contrario es verdad, él estaba pasando por esta tribulación por seguir los caminos del Señor.

Como les dije al inicio, si hacemos una encuesta encontraremos que existe un grupo de personas que nos dirán que trataron el cristianismo, pero que no funciona para nada. Encontramos a este grupo de personas que darán esta respuesta porque llegaron a los caminos del Señor con ideas falsas [7].

En otras palabras, personas que piensan que cuando se llega a los caminos del Señor todo se soluciona. Pero hermanos, si al convertirse una persona al cristianismo todos los problemas desaparecieran, si al convertirse una persona al cristianismo todo lo malo a nuestro alrededor dejara de existir, entonces no cupiéramos en este lugar.

Si todos los problemas cotidianos se desaparecieran al convertirnos a Cristo, a diario millones de millones se convertirían a los caminos de nuestro Señor. Pero el cristianismo no funciona así, en ningún lugar en la Biblia encontramos que cuando aceptamos a Cristo no tendremos que pasar por tribulaciones, pero lo que si encontramos es que a pesar de la situación, Él nunca nos abandona [8]. La realidad es que cuando tomamos el tiempo de estudiar la biblia, pronto nos damos cuenta que serles fiel a Dios, producirá tribulaciones y adversidad a nuestra vida [9].

Por ejemplo, cuando estudiamos la Palabra de Dios, y leemos el libro de Daniel, encontramos que cuando los jóvenes judíos no comprometieron su fe, Dios no les libró de ser lanzados en el horno de fuego. Pero lo que si encontramos es que Dios estuvo con ellos en todo momento, y no permitió que el fuego les hiciera daño alguno [10].

Manteniéndonos en el libro de Daniel también encontramos que cuando Daniel no comprometió su fe, él fue lanzado en el foso de los leones. Dios no lo libró de esa tribulación, pero Dios estuvo con él en todo momento, y no permitió que nada malo le sucediera [11].

La realidad es que todos pasaremos por tribulaciones, todos sentiremos dolor, todos sufriremos de una manera u otra, pero tenemos la promesa de Dios que nunca nos abandonara, y nos fortalecerá para poder vencer [12]. ¿Funciona el cristianismo? El cristianismo funciona porque Dios derrama de su gracia, para que podamos perdonar a aquellos que nos decepcionan y hieren. Funciona porque Dios nos fortalece, para que podamos vencer en momentos de tribulación.

De la tercera manera que funciona el cristianismo es que Dios nos da la esperanza para el fin de nuestra vida. Pablo lo dijo de esta manera: “…Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén…” Esta esperanza no esta basada en la idea de un hombre, esta esperanza esta basada en la muerte y resurrección de nuestro Rey y Salvador Jesucristo [13].

Esta esperanza es una que todos necesitamos; la necesitamos porque la gran realidad es que todos aquí moriremos. Todo humano morirá tarde o temprano, y llegaremos a nuestro destino final [14]. ¿Cómo funciona el cristianismo? El cristianismo funciona dándonos la esperanza de que al fin de nuestras pruebas y tribulaciones, si nos mantenemos fiel a Dios, Él nos entregara la corona de la vida [15]. El cristianismo funciona dándonos la esperanza que viviremos en la presencia de Dios para siempre [16].

Para concluir.

Cómo les dije al inicio, a todos nos gusta las cosas que harán nuestra vida más fácil, pero nunca aceptamos o compramos un producto sin antes preguntarnos, ¿funcionara eso?

Existen muchos en el mundo que dicen que han tratado el cristianismo y que es algo que no funciona, pero eso les ha sucedido porque han llegado a Cristo con ideas erróneas.

Existen muchos en el mundo que dicen no tener el tiempo para eso en este momento, pero el momento de nuestra partida de este mundo puede ser en cualquier momento [17].

Pero también existen todos aquellos como nosotros, que afirman que convertirse a Cristo fue la mejor decisión de su vida. Y estos son todos aquellos que han entendido que el cristianismo no funciona haciendo desaparecer las decepciones y traiciones. El cristianismo funciona porque a través de Jesucristo, Dios derrama de su gracia para que podamos perdonar al ser decepcionados o traicionados.

Los que afirman que convertirse a Cristo fue la mejor decisión de su vida, son todos aquellos que han entendido que el cristianismo no funciona quitando las tribulaciones y momentos difíciles de nuestra vida, el cristianismo funciona porque a través de Jesucristo, Dios nos fortalece para que podamos resistir y vencer.

El cristianismo funciona porque a través de Jesucristo, Dios nos da la esperanza de que llegara el momento cuando nunca más sufriremos, sino que viviremos ante Su santa y divina presencia.

Cómo les dije al inicio, al ver los comerciales de esos productos que aparentan maravillosos, de todos esos productos que hacen nuestro diario vivir más fácil, todos nos preguntamos ¿funcionara eso? También les dije que esta era una pregunta que podía ser aplicada a nuestra fe. Sin duda alguna en el día de hoy les he probado que el cristianismo funciona, y como funciona.

Creo que ha quedado muy claro que nuestra fe es algo que hace nuestro diario vivir más fácil, pero ¿podremos nosotros pagar lo que vale? La televisión y la radio anuncian productos que aparentan ser maravillosos, productos buenos que hacen nuestra vida más fácil, pero ninguno de estos productos puede ser comparado con la salvación que Cristo murió en la cruz para entregarnos, y lo más precioso de esto es que es gratis.

No existe nada que puedas hacer, no existe precio que puedas pagar, la salvación que Cristo murió en la cruz para entregarnos es completamente gratis [18]. Aceptemos nuestra responsabilidad, y llevémosle el evangelio a aquellos que no lo conocen, y aquellos que se han apartado.

Anunciemos a través de nuestras palabras que el cristianismo funciona, y demostremos a través de nuestras acciones cómo es que funciona, garantizando victoria porque promesa tenemos de nuestro Señor. Recordemos siempre sus palabras: “…Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida…” (Juan 8:12)

¡El cristianismo funciona en gran manera!

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

[1] 2 Timoteo 4:6-8
[2] 2 Timoteo 4:9-12
[3] 2 Corintios 4:15-16
[4] Mateo 6:14-15
[5] Juan 14:27
[6] Hebreos 12:15
[7] Lucas 8:13
[8] Mateo 28:20
[9] 1 Pedro 1:6-7
[10] Daniel 3:24-25
[11] Daniel 6:19-21
[12] Juan 16:33; Filipenses 4:12-13; 1 Juan 5:4
[13] Juan 3:16
[14] Mateo 13:41-43
[15] Apocalipsis 2:10-11
[16] Apocalipsis 3:11-13
[17] Santiago 4:13-14
[18] Efesios 2:8-9

Publicaciones Similares