Su grandeza merece adoración

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: Su grandeza merece adoración

Predicas Cristianas Texto Bíblico: «No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.» Mateo 6:31-33 (RVR1960)

Introducción

En la palabra podemos encontrar un pasaje muy interesante, el cual relata unas sencillas pero poderosas palabras. “Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21 NVI). Que grande y majestuoso texto acabas de leer.

Obtendrías muchas respuestas a tus problemas si prestáramos más atención a escritos tan simples como estos. Pero esa es la gran problemática.

Nuestro tesoro esta dirigido en la fama, en las metas, en lo material. Estamos tan profundamente apegados a estos temas que nuestro corazón no tiene ojos para nada más. De allí a que nos ahoguemos en vasos de agua, de allí proviene el motivo por el cual no podemos ver más allá de nuestras carencias y necesidades.

Las situaciones que suceden constantemente a nuestro alrededor son infinitas. Tenemos tanto que agradecer, tanto que celebrar. Pero, sobre todo, tenemos grandes motivos para adorar a nuestro Padre.

Desde que despertamos somos participantes de Su gloria y misericordia. Lamentablemente con frecuencia este verdadero tesoro es opacado por las necesidades de estos tiempos.

I. No siempre es el problema, ¡Quizás eres tú!

Desde que nacemos hasta que partamos existe un sinfín de acontecimientos es nuestras vidas. Todos tenemos situaciones difíciles, pero la mayora de momentos traen un mensaje.

Traen un aprendizaje, el Señor te da herramientas para llevar la cagar, por más difíciles que sean. Pero con frecuencia nosotros no vemos eso, estamos con el capricho constante de estar a la altura.

Vivimos trabajando para estar a la altura, para llenar nuestros bolsillos, para obtener diversas comodidades y lujo. Esto esta bien en parte. No es malo disfrutar o tener bienes.

Pero lo que Dios te ha entregado, es por mucho mas importante que tus carencias. Te garantizo que puedes vivir sin el iPhone del año, también puedo garantizarte que morirías sin el aire que obtienes gratis cada día.

El problema no es la necesidad, el problema es que no somos capaces de apreciar las maravillas que el Señor ha tenido con nosotros. Es una pena que vivamos una vida llena de quejas y molestias por algo que no tenemos.

Cuando tenemos a nuestro alcance las grandes maravillas de Dios, cambia el enfoque y voltea la mirada. Te sorprenderás cuando notes todo lo que tienes al alcance.

No fuiste creado para sufrir

Fuiste creado con un propósito, fuiste creado para la gloria de Dios (Isaías 43:7). Pero en esta ocasión hablaremos de un solo propósito en particular. Hoy hablaremos acerca de la adoración.

La adoración va más allá de ser agradecido cuando se cumplen nuestras metas. Alabar al Señor tiene que ser constante en nuestra vida.

En el Salmo 104:33 encontramos que se nos dice: «Mientras yo tenga vida cantaré al SEÑOR; cantaré alabanzas a mi Dios» (PDT). Y esto es exactamente lo que todos debemos hacer.

Alabemos a nuestro Dios en la abundancia y en la escasez. Nuestro Padre es sabio, nos bendice conforme vayamos madurando y capacitándonos. Lo que ahora tienes no es el fin, y lo que ahora te falta no determina la ausencia de Dios.

Antes de priorizar una necesidad debemos adorar

¡Sí lo escuchaste bien! Agradécelo antes de tenerlo. Se fiel en lo poco, no disminuyas tu agradecimiento al Señor. Nunca olvides de donde te saco.

Puedes ver Su grandeza en las cosas más simples, todo está a nuestro alcance. Dios es creador de lo imposible, no perdamos algo realmente importante por estar pendiente en cosas pasajeras.

Como creyente estoy agradecido de no desperdiciar mi juventud en el mundo. La mayor parte la pase como cristiano, dedicado a Cristo. El día de hoy no me arrepiento de mi decisión.

Deje se salir con mis amigos del mundo, no me la pase en fiestas que quizás hubieran acabado con mi vida. Hoy estoy de pie, vivo para contarlo, el Señor es mi roca, pude ver su gloria y tengo voz para agradecerle.

Como hijos de Dios nuestro deber es seguirle, buscarle, dedicarnos a oír Su voz, a buscar esas señales que nos indican Su perfecta voluntad. Después de todo, ¿Puede un creyente sin dirección considerarse un creyente? ¿Entonces, en qué crees?

Encontrar nuestro camino y atravesarlo en constante adoración es algo básico para nosotros. No dejes que tus necesidades lo compliquen todo. No permitas que tus necesidades detengan una genuina adoración a nuestro Padre.

No hay nada mas importante que nuestra relación con Dios. Si lo tenemos a Él, lo tenemos todo. La fuente de nuestra existencia es Su constante misericordia. Su amor nos sostiene, y nada te faltara.

Para concluir

Podemos concluir este mensaje teniendo en cuenta que no existe problema, angustia o necesidad más grande que el Señor. Por ello debemos respetar con humildad y temor la autoridad de Dios.

Cuando una puerta se cierra, cuando algo que esperas no llega, siempre debemos entender que Sus pensamientos son mas altos (Isaías 55:9). En este sentido debemos darle el primer lugar a Dios ante cualquier carencia.

Podemos entender que el agradecimiento y la adoración son sustancias necesarias para obtener la bendición deseada. Nunca escucharas a una persona prospera quejándose, tomando en consideración que son prósperos por no quejarse.

Dedica tiempo para adorar, mira a tu alrededor. El Señor dispuso muchas herramientas para sus hijos, tanto para trabajar como para disfrutar.

Eres un hijo de Dios, tienes un propósito, enfoquémonos en Su camino, lo demás vendrá por añadidura. Así lo ha sido siempre, recordemos que siempre hemos sido bendecidos por el Señor, nunca nos abandono y nunca lo hará.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *