Respondiendo al llamado

Prédica de Hoy: Respondiendo al llamado

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: «Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.» 2 Timoteo 1:9

Introducción

El ser humano es un ejemplar muy complejo, analizarlo efectivamente es muy complejo para los hombres. Tenemos personalidad, carácter, temperamento que van ligado al área social. Además, tenemos alma, mente y espíritu lo que nos hace tripartitos. Contamos con un cuerpo anatómico muy complejo, llenos de funciones extraordinarias otorgadas por su Creador.

Miles de estudios se han realizado, ocupando cientos de años para determinar ciertas causas de ciertos factores en la humanidad. La ciencia busca el ¿Por qué? De cada movimiento a través de la historia.

En el camino obtuvieron tanto respuestas como más dudas. Sabemos el “porque” de muchas cosas. Pero aún tenemos una gran incógnita, ¿Cuál es nuestro propósito en la tierra?

Propósito

Estudiando el planeta tierra con toda su ecología, biodiversidad, mares, tierra, cielos y demás, podremos ir descubriendo el porqué de cada cosa. Como todo convive entre sí para un funcionamiento correcto de la vida en general, sabiendo que Dios creo todo lo que existe. Asignando una función para cada creación de manera individual y colectiva podemos hacernos una interrogante.

¿Cuál es nuestro propósito? – Un llamado que cumplir

Como seres humanos tenemos roles, responsabilidades y metas que debemos cumplir a medida que avanzamos en edad. Pero dejando de lado el tema de multiplicar la tierra como Adam y Eva.

Es decir tener una familia o ir y predicar el evangelio como demanda Jesús. Cada uno tiene un propósito y un llamado que cumplir de manera individual para beneficio de los demás y gloria de Dios.

El propósito es una función específica que debe cumplir una persona u objeto. Hay propósitos delegados que se representan en cargos en el trabajo, en la iglesia, en el hogar. Como hay propósitos únicos que fueron dados por el Señor a cada uno de nosotros.

Sin embargo, nuestra distancia con Dios puede percutir en la interpretación adecuada para dicho propósito.

El propósito real por el cual fuimos creado

Para conocer el propósito real por el cual fuimos creado, será necesario tener una relación genuina con el Señor y realizar búsqueda continua. Esa comunión nos permitirá ver cosas que no veíamos antes.

Se nos revelaran cosas que antes no entendíamos puesto que Dios encontrara morada en nosotros. Habitando constantemente en ti y en a mí, proporcionalmente a cuanto le busquemos.

El llamado que cumplir

Cada uno de nosotros tiene un propósito sumamente importante en la tierra. He escuchado a muchas personas decir que “harían lo que fuera con tal de que no existieran las cucarachas”, asqueroso insecto para muchos.

Pero, hasta ese insecto cumple una función importante en la tierra, el cual es consumir los desechos orgánica de todo ser viviente en la tierra.

Los chinos crearon una fábrica en donde cultivan a estos insectos, ya que el país no tiene suficiente espacio para poder procesar la gran cantidad de toneladas en basura que generan por día. Con la ayuda de este ambiente controlado pueden eliminar varias toneladas por día, ahorrándose una gran cantidad de espacio, dinero y reduciendo el daño al ecosistema.

Nosotros también tenemos un propósito único, importante y maravilloso, el cual debe ser descubierto y puesto en marcha. No cumplirlo generara muchas fallas que perjudican en gran manera el avance de tu vida.

El llamado – Amando nuestro propósito

Una gran cantidad de personas se siente disgustada con el propósito que Dios deposito en ellos. Viven su vida ignorando su ministerio, escapando de algo que puede ser aterrador por su gran compromiso.

Por otro lado, están los que se avergüenzan de su propósito. Puesto que ven a grandes predicadores, cantantes, mega iglesias y cometen el error de compararse con ellos.

Aunque no parezca, cada propósito es importante para Dios.

Él se fija muy detalladamente en nuestros corazones, que alguien cante en una arena con 20 millones de personas y tú seas el que limpie la iglesia no determina la importancia de tu ministerio.

Quizás afecte como te ven los demás, pero no tu relación con Dios, porque estarías haciendo lo que Él pensó para ti, eso es lo correcto.

Recuerdo una canción de Marcos Vidal llamada “el payaso” donde narra la historia de un payaso de circo que tenía un gran talento para hacer reír a sus espectadores. Todos amaban al payaso.

Pero por dentro él era un infeliz, odiaba su trabajo, se sentía ridículo y menos que los otros trabajadores del circo, quienes hacían malabares y trapecio, sorprendiendo al público.

Un día este payaso cometió el error de intentar una maniobra que no era su función, no era su talento. Pero aun así lo hizo, esto termino en un terrible accidente. El payaso no pudo continuar en el circo el cual cerro, pues la gente iba solo para reír de su gran talento y ya no estaba.

Quizás la obra del Señor no se detendrá por nuestra falta, pero créeme que tu ausencia en el cumplimiento de tu propósito genera un gran vacío y una cadena de fallas que pueden evitarse estando en el lugar adecuado, cumpliendo el propósito verdadero dado por nuestro Dios.

Atendiendo a nuestro llamado

Conociendo o no el propósito del Señor para nuestras vidas es necesario atender el llamado, ¡sí, Dios nos llama!; no importa que te pida el Señor. Hazlo, incluso si sabes cuál es tu propósito y ese llamado no corresponde a él.

Dios hace como quiere con quien quiera, tu humildad y obediencia abrirán las ventanas de los cielos para ti. Por ello atiende a la voz del Señor en todo momento.

No te estamos garantizando un viaje a Cancún con todos los gastos pagos. Recordemos el llamado de Sansón, quien se burló de Dios, no le obedeció y termino perdiendo su don.

Ciertamente lo recupero y pudo cumplir, pero, pagando muy caro el precio de su desobediencia. La palabra nos da ejemplos, nos advierte del destino que tendrán los que caminan al contrario de Dios.

Podemos recordar también a Jonás, quien llevo la contraria a Dios, terminando dentro de un gran pez. Al final de estos acontecimientos se nos muestra la soberanía del Señor y lo mal que terminamos por desviarnos del camino trazado desde antes de nuestra creación.

Camina en dirección de la voz de Dios, él te respaldara, aunque parezca imposible. Se valiente y no desprecies la voz de tu padre. A veces puede ser realmente emocionante ir enviado por el creador del universo, no hay situación tan maravillosa como estar respaldados por quien te envía. No importa que dificultad se te presente, podrás vencerla en su Santo Nombre.

Para concluir

La vida sería más sencilla si naciéramos con una etiqueta que identifique nuestro propósito. Pero al madurar entendemos que las cosas no funcionan así.

Son muchas personas las que se quitan la vida por sentir que no valen nada, por creer que no sirven para nada. Por eso nosotros que tenemos la bendición de conocer nuestro propósito y de recibir un llamado debemos tomarlo muy enserio.

Amemos ese propósito divino entregado por nuestro creador. Valoremos ese precio que fue pagado en la cruz para hacernos actos de ser escogidos y llamados hijos de Dios.

No viniste a este mundo a cumplir un ciclo, me refiero a nacer crecer y morir. El Señor te pensó, te planifico. Él tiene algo maravillo para entregarte, pero debemos estar preparados para recibirlo y atentos para reconocerlo. Debemos conocer la voluntad de Dios.

Esperamos que a partir de hoy podamos animarnos a salir de la rutina. Ten la convicción de que si te levantas en fe a buscar el rostro del Señor lo encontraras. Será más audible su voz, sabrás reconocerlo y entenderás perfectamente su propósito. Aunque el plan no sea revelado, la victoria es segura si quien te envió fue Dios.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto … Predicas Cristianas

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *