Un pacto con Dios

Predicas Cristianas

Prédica de Hoy: Un pacto con Dios

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Temas para Predicar Texto Bíblico:A causa, pues, de todo esto, nosotros hacemos fiel promesa, y la escribimos, firmada por nuestros príncipes, por nuestros levitas y por nuestros sacerdotes.” (Nehemías 9:38)

Introducción

Un pacto es un compromiso formal que dos personas o más realizan. Generalmente está compuesto por dos partes que se comprometen a realizar, donar o permitir determinado asunto.

Es común en el mundo de los negocios la realización de contratos donde se acuerdan asuntos para el bien de las partes involucradas, una compra, distribución de productos, etc.

Cada vez se usan menos los pactos verbales. En la antigüedad predominaban pues la palabra de las personas tenía un significado mayor. Cuando alguien se comprometía a realizar determinada acción, este lo hacía por haber dado su palabra que lo haría.

En nuestros días es necesario firmar un contrato físico para que lo acordado tenga validez. Aunque el contrato de palabra continúa teniendo validez, cada vez menos se confía en las personas. 

Pero hay un pacto que es superior a cualquiera que se pueda hacer en la tierra. Es un pacto entre Dios y los hombres. El Señor es soberano y nos ha hecho una propuesta que no podemos rechazar, una oportunidad para obtener la eternidad.

1) El pacto de Dios (Hebreos 9:13-15)

Este pacto ha sido elaborado por Dios. Él es el dueño de todas las cosas, soberano sobre todo el universo. No hay nadie sobre el Señor y Él está sobre todo. Estando en esta posición tuvo misericordia de la raza humana. Los seres humanos hemos pecado, hemos rechazado a Dios y estamos condenados [1]. Pero por esa misericordia eterna es que tenemos una oportunidad de vida [2]. 

El Señor ha provisto un medio para que obtengamos la salvación que Él preparó. Este medio es Jesucristo, Hijo de Dios quien descendió a esta tierra en forma de hombre y derramó su sangre para que por medio de ella tuviéramos el perdón de pecados [3].

La sangre de Jesús fue la firma del Señor en este pacto, fue el compromiso cumplido por parte del Señor al habernos provisto de un salvador.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta