Desatando bendiciones

Prédica de Hoy: La oración, desatando bendiciones

Por: José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Hechos 12:5-16

Introducción

Hoy vamos a examinar un aspecto en nuestra vida que en numerosas ocasiones desatendemos. ¿De qué aspecto les hablo? Les estoy hablando acerca de nuestra vida de oración. ¿Por qué es que tantos cristianos desatienden su vida de oración?

La razón número uno por la que esto sucede, es porque la sociedad moderna se ha acostumbrado a lo instantáneo (café instantáneo, arroz instantáneo, fotos instantáneas, etc. etc.). Estas conveniencias modernas nos han convertido en personas impacientes, y ya no queremos las cosas ahora, sino que las queremos ayer. Y desdichadamente, con frecuencia muchos aplican esta manera de pensar en cuanto a Dios y las oraciones.

El grave problema que existe con esta conducta, es que a pesar de que Dios puede contestar nuestras oraciones de inmediato, esto no siempre sucede así. Recordemos que todo tiene su tiempo, así que las cosas que suceden, suceden en el tiempo perfecto de Dios, y no necesariamente en el nuestro [1]. Y es exactamente por esta razón que no podemos tratar de aplicar la mentalidad instantánea a Dios, sino que tenemos que aprender a esperar en Él [2].

Cuando aprendemos a confiar y a esperar en Dios, seremos fortalecidos, y recibiremos bendición tras bendición [3]. Pero debido a la mentalidad instantánea que muchos hemos desarrollado, muchos desatienden su vida de oración pensando que Dios no les escucha, o que porqué Dios conoce nuestras intenciones y/o necesidades antes de que le pidamos su ayuda [4], no es necesario, o quizás no es tan importante orar.

Pero esto no puede estar más lejos de la verdad porque simplemente sería imposible, ya que la Palabra de Dios nos llama a ser “…constantes en la oración… [5]. ¿Por qué somos llamados a la oración?

La oración es nuestra arma

Existen dos razones principales por la que somos llamados a ser “…constantes en la oración…” La primera razón es porque la oración, es la única arma que nosotros podemos usar para defendernos de los ataques del enemigo, y atacar a esos poderes de las tinieblas que tratan de invadir nuestra mente, nuestro hogar, y nuestra familia.

Poderes de las tinieblas que tratan de desalentarnos, y encerrarnos dentro de prisiones de depresión, apatía, y desánimo. La segunda razón por la que somos llamados a la oración, es porque la oración produce tres bendiciones inmediatas en la vida de un cristiano fiel.

¿Cuántos desean recibir tres bendiciones inmediatas cada vez que oren? Pasemos ahora a la palabra de Dios para descubrir las tres bendiciones que desatamos sobre nosotros al orar.

Publicaciones Similares