Tiempos difíciles

Predicas Cristianas

Predica de Hoy: Tiempos difíciles

Predicas Cristianas Texto bíblico: Marcos 4:35-41

Introducción:

Estamos en medio de tiempos determinantes e inusuales. Enfrentamos días difíciles, dónde el mundo entero ha sido afectado. Comparado a lo que esta sucediendo alrededor del mundo, muchos nos hemos dado cuenta que los problemas que creíamos que eran problemas, en realidad no lo son.

Pero Dios ha estado preparando a hombres y mujeres comprometidos con Él precisamente para momentos determinantes como estos. Hijos de Dios disciplinados estratégicamente en todas las áreas para ir más allá de las tormentas que puedan haber en el camino.

Nunca podemos dudar que dentro de nosotros, en nuestro espíritu, poseemos herramientas útiles y poderosas en Dios para atravesar estos días y terminar victoriosos en todas las áreas de nuestra vida.

Como hijos de Dios debemos saber que la guerra espiritual no ha terminado aún, pero tampoco se ha acabado la unción y la revelación de Dios hacia sus hijos.

Hoy más que nunca todo creyente fiel necesitamos estar enfocados, y vivir con el discernimiento espiritual activo, para saber el momento que Dios tiene para su iglesia en estos días.

Y es exactamente por eso que en Hebreos 2:1 encontramos que se nos dice: «Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.» En otras palabras, tenemos que prestar más atención a lo que escuchamos no sea que caigamos en las mentiras del diablo.

I. ¿Qué debemos enfrentar en estos tiempos difíciles?

Debemos enfrentar la ignorancia de lo que estamos viviendo. Es decir, no dejarnos llevar ni arrastrar por todo lo que nos dicen en las noticias [1]. No podemos dejar caer nuestra guardia, tenemos que estar muy atentos y velando en todo momento [2].

Como hijos de Dios [3], tenemos que usar Su palabra para filtrar todo lo que escuchamos. Nunca nos olvidemos que la palabra de Dios nos dice: «Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.» Oseas 4:6a. La realidad del caso es que la  ignorancia nos conduce nuevamente a la esclavitud. En otras palabras, a conducir una vida llena de preocupaciones, y te desenfoca del mensaje del reino de Dios.

Publicaciones Similares