Religión, espíritu inmundo

Predicas Cristianas: Religión, espíritu inmundo

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Mateo 16:24-25

Introducción

Esta noche me gustaría hablarles sobre un tema al que he aludido muchas veces en otras conferencias. Esta noche quiero hablarles de un espíritu inmundo que se ha infiltrado en las iglesias cristianas, causando confusión, división y alejamiento total de la verdad de Dios, es decir, de la palabra de Dios. Permítanme compartir una pequeña anécdota para comenzar todo.

Hablé con mi madre hace un tiempo, y no sé exactamente cómo llegamos allí, pero ella me dijo que de niña, ella y sus hermanas asistían a la misma escuela, el catolicismo es dirigido por monjas.

No te molestaré con todo lo que me dijo, pero lo que perdura en mi mente son las monjas obligando a los estudiantes a confesarse. Las niñas están obligadas a confesarse por la mañana al levantarse, antes de la Misa diaria a la que deben asistir, y si por alguna razón llegan tarde a Misa, también deben confesarse antes de acostarse.

La razón por la que permanece en mi mente es ¿qué crimen puede cometer una niña o un niño de nueve o diez años? Después de todo, es Dios quien nos dice que los niños son incapaces de pecar [1]. ¿Por qué digo que Dios dice que los niños no pecan?

Digo esto porque, por definición, «pecado» tal como se encuentra en el diccionario de la Real Academia Española es: «la violación dolosa de las leyes y preceptos religiosos» [2]. En segundo lugar, según el Diccionario de Teología Bíblica, se dice que “el pecado está relacionado con un corazón corrupto y propenso al mal” [3]. Y finalmente, la palabra de Dios, la verdad de Dios, enseña que “el pecado es infracción de la ley” de Dios, y rebelión [4]. Ahora pregunto, ¿cómo puede alguien decir que un niño es capaz de cometer un delito o ha cometido un delito? Tal afirmación es absurda, y es una completa falta de comprensión de lo que la palabra de Dios, Su verdad, nos enseña.

Personas engañadas y sumergidas en la religión

Ahora tenemos que preguntarnos, ¿por qué hay tanta gente completamente engañada y sumergida en falsas doctrinas? ¿Por qué hay tantas personas que dicen ser cristianas pero en realidad sirven al diablo? [5] La verdad es que la respuesta a ambas preguntas se puede encontrar fácilmente en una palabra, y esa palabra es «religión». ¿Por qué digo que esta pequeña palabra responde a ambas preguntas?

Digo esto porque la religión es: “un conjunto de creencias o dogmas sobre un dios, sentimientos de reverencia y temor hacia él, normas éticas de comportamiento personal y social, y práctica de realizar rituales, principalmente orar y hacer sacrificios para adorarlo [2]. Y la realidad es que en la mayoría de los casos estos conjuntos de creencias o dogmas sobre los dioses fueron creados por hombres, y no tienen base bíblica.

Y tal vez algunas personas hayan pensado en eso, buen pastor, pero yo soy cristiano y esa es mi religión. Pero te aseguro que no es así. Los verdaderos cristianos no pertenecen a una religión; Los verdaderos cristianos son discípulos de Jesucristo. Por eso hoy quiero centrar esta conferencia en lo que es la religión.

La religión es un espíritu maligno que se ha infiltrado en la iglesia cristiana, causando un gran daño. Es por eso que hoy quiero que nuestro estudio bíblico se centre en quiénes somos realmente. Así que sigamos estudiando la Biblia ahora para que podamos identificarnos con precisión.

Mateo 16:24-25Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. 25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

Antes de continuar, veamos brevemente dos religiones populares que las personas identifican como cristianas. Consideraremos la Iglesia Católica y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Solo consideraremos, y muy brevemente, estas dos religiones, debido al hecho de que hay innumerables religiones y sectas en el mundo en las que las personas se identifican como cristianas, y no se puede cubrir en absoluto todo. Pero estas dos religiones, o el conjunto de creencias y dogmas que acabo de mencionar, son las más conocidas en el mundo hispano; son los más ricos y tienen millones de miembros. Y como todos sabemos, sus miembros se llaman cristianos, pero en realidad no lo son. Las digo no porque estas dos religiones no sigan a Cristo, sino doctrinas hechas por hombres.

Y el Señor nos dice claramente: “…No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos….” (Mateo 7:21). Y como veremos más adelante, ninguna de estas religiones hace la voluntad del Padre.

Consideremos ahora brevemente las dos llamadas iglesias cristianas que les he mencionado. Seré muy breve, porque no será posible compartir con ustedes todas las falsas doctrinas que existen en estas instituciones religiosas, en este pequeño período de tiempo que compartimos.

La madre de la religión – Iglesia Católica

Mucha gente piensa que la palabra católico es sinónimo de cristianismo o cristianismo, pero no es así. La palabra católico se deriva de la palabra latina (romana antigua) “catholicus” (pronunciado: ca-zolicus) y su definición es “universal”. No se puede encontrar nada en esta definición que ni siquiera se refiera a la palabra cristianismo, Jesucristo, Dios o la palabra de Dios. Entonces, cuando hablas de la Iglesia Católica, lo que realmente estás diciendo es que es la Iglesia universal y no la Iglesia cristiana.

¿Qué enseña la Iglesia Católica a diferencia de la Biblia? La Iglesia Católica enseña que los santos existen, la veneración de los santos, y los santos pueden interceder por nosotros ante el Padre [6]. Pero todo es una gran mentira [7]. Digo que es una gran mentira, porque la palabra «santo» aparece 135 veces en la Biblia, y cada vez se refiere a creyentes vivos, no a los muertos.

La iglesia primitiva, y ninguno de los apóstoles, jamás habló de canonizar a una persona fallecida. En otras palabras, Jesús y ninguno de los apóstoles afirmaron que cualquiera que muriera fuera digno de adoración. El primer santo en ser canonizado fue Ulrico, obispo de Augsburgo, quien murió en 973 y fue canonizado por el Papa Juan XV en el Concilio de Letrán de 993. El Papa Alejandro III (1159-1181) comenzó a reservar los casos de canonización de la Santa Sede, y se convirtió en derecho consuetudinario bajo Gregorio IX (1227-121) [8].

Como podemos ver claramente, esto es puramente una invención humana, y no hay nada de Dios en ello. El hecho de que la Iglesia Católica enseñe y siga muchos otros dogmas o leyes es todo lo contrario de lo que enseña la palabra de Dios, pero si tuviera que citarlos a todos, mañana estaríamos aquí. Consideremos ahora brevemente la segunda iglesia cristiana que se dice que es muy popular.

Religión – Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Esta iglesia cristiana con propósito fue fundada en el norte del estado de Nueva York por Joseph Smith Jr. (1805-1844), en 1830. Por su propio testimonio, Smith, guiado por la revelación del ángel Moroni, encontró y tradujo las «Planchas de oro» en 1827, que es el Libro de Mormón, y el principal texto sagrado de la iglesia. ¿Qué enseña esta iglesia a diferencia de la Biblia?

Por ejemplo, la declaración doctrinal o Credo afirma la creencia en Dios como Padre Eterno, en Su Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo. Pero los tres se ven como entidades separadas (una doctrina conocida como triteísmo) en lugar de estar unidos como una sola persona en la Trinidad.

Y como todos sabemos, en la palabra de Dios encontramos referencias tanto al Padre, como al Hijo y al Espíritu Santo, que se han presentado como alusiones implícitas a la naturaleza trinitaria de Dios. [10] Entre otras cosas, también creen y enseñan que el Libro de Mormón es otra prueba de Jesucristo, y que debe aceptarse como un escrito sagrado fuera de la Biblia.

Pero la realidad es que la palabra de Dios, es decir, la Biblia, es la máxima autoridad y no necesita compañía [11]. Y como si todo esto fuera poco, también encontramos que el segundo profeta mormón, Brigham Young, declaró: “…ningún hombre o mujer en esta dispensación entrara en el Reino celestial de Dios sin el consentimiento de Joseph Smith…” [12].

Ahora, dime, ¿dónde aparecen en la Biblia algunas de las cosas que mencioné? Ninguno de estos credos, o conjunto de creencias a los que me refiero, aparece en la Biblia o tiene alguna base bíblica. Sin embargo, tanto la Iglesia Católica como la Iglesia Mormona han engañado a millones con estas doctrinas. Y por eso, en Mateo 7:13, encontramos que el Señor nos advierte: “…Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella…”.

¿Por qué existen tantas personas engañadas en la religión?

Pero la pregunta sigue siendo, ¿por qué tanta gente es engañada? La respuesta es sencilla, y lo vemos claramente reflejado en los versículos que estamos estudiando hoy donde leemos: «toma tu cruz y sígueme…” ¿Por qué tantos se dejan engañar?

Hay mucha gente que está completamente engañada porque el espíritu de la religión los ha cegado a la verdad de Dios. Hay muchas personas que se dejan engañar, porque no se dan cuenta de que el cristianismo no es una religión. El cristianismo no es una continuación de las prácticas, dogmas y rituales establecidos por los hombres.

El cristianismo no es una religión sino que sigue a Cristo.

Fíjate que aquí el Señor nos está diciendo, «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame» Y, ¿cómo podemos seguir a Jesús? Solo hay una respuesta a esta pregunta. Lo seguimos cuando estudiamos y guardamos su palabra; La única manera de seguir a Jesús es a través de la palabra de Dios. En los versículos de estudio bíblico, también encontramos que el Señor nos dice: “…Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará…” ¿Por qué nos dice esto el Señor?

El Señor nos dice esto por el gran hecho de que para llegar al reino de los cielos, debemos perder la vida [13]. Para entrar en el reino de Dios, debemos nacer de nuevo. Pero la religión, o un conjunto de creencias y/o dogmas establecidos por el hombre, impide que el hombre nazca de nuevo. Por supuesto, la supuesta religión cristiana enseña el bautismo en agua, y se llama renacimiento, pero el renacimiento es mucho más que eso.

El bautismo en agua es una comisión del Señor [1].

Pero esta comisión no salva, ya que el bautismo es un símbolo de la fe cristiana, pero no es un medio para obtener la salvación. La Biblia deja esto muy claro, como lo encontramos en Hechos 4:11-12 cuando leemos: “…Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. 12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos…” Hermanos, solo existe un evangelio¡Sólo Cristo puede salvar!

¿Por qué digo que las religiones impiden que las personas nazcan de nuevo? Digo esto porque nacer de nuevo significa que ya no somos lo que éramos. Nacer de nuevo significa que perseveraremos en la santidad y la pureza. Nacer de nuevo significa que seguiremos la palabra de Dios, no las normas o reglas hechas por el hombre.

La religión es una invención humana, y como es una invención humana, es completamente errónea. La religión hace excepciones y justifica el pecado. La religión te dice, no importa lo que seas, sigue adelante con tu vida que Dios te comprende. Pero como vemos aquí, el Señor nos dice: «el que quiera salvar su vida, la perderá». Y por eso te digo hoy, no intentes encontrar la manera de salvar tu vida como lo hiciste. Pero sigue perdiéndola para llegar al reino de Dios.

La religión es un espíritu inmundo

La religión, y llamémosla como es, un espíritu inmundo, impide que las personas obedezcan lo que Dios manda creyendo en Su palabra, y lo hacen por obligación. Hacen cosas porque el pastor o líder dice que deben hacerlo, no porque crean que es lo que Dios ordenó y esperaba de nosotros.

El espíritu de la religión te impide convertirte en un verdadero discípulo, es decir, que ama a Dios y cumple sus mandamientos. Quien actuó como discípulo del Señor actuó, y testificó a los demás, la verdad de Dios y el evangelio de Jesucristo [16].

Pero no solo con palabras, sino también con su propio testimonio y comportamiento [17]. Tengamos siempre presentes las palabras del apóstol: “…Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta….” (Santiago 2:26). No dejes que el espíritu de la religión te impida vivir de manera que le agrada Dios, sino ten siempre presente lo que Jesucristo nos dice: “…Como me envió el Padre, así también yo os envío….” (Juan 20:19b). Dios nos ha enviado a todos a predicar y dar testimonio de Su verdad. Ahora te pregunto, ¿estás cumpliendo con lo que Él quiere y espera de ti?

Para concluir.

Al testificar del evangelio de Jesucristo, siempre escucharás preguntas de aquellos que lo escuchan. Preguntas a las que quizás no tenga el conocimiento bíblico para responder. Pero tienes tu iglesia, pastor y misioneros, que estarán más que dispuestos a ayudarte. Invite a todos esos que ahora están perdidos en sectas y religiones a su iglesia para que descubran la verdad [18].

Pero una pregunta que si puedes responder con certeza, y confianza, es cuando te preguntan ¿cuál es tu religión? A esta pregunta, puedes, con toda fe y certeza, responder: No tengo religión. No sigo ni me suscribo a ningún credo o dogma establecido por los hombres. Yo no sigo el estándar de conducta personal y social, y las prácticas o rituales creados por el hombre, yo sigo a Jesucristo.

Hermanos, si no has entendido lo que te he dicho hoy, quisiera que al menos salgas de aquí esta tarde con la plena convicción de que el cristianismo no es una religión, sino que es seguir a Jesucristo. El cristianismo no es una religión, pero es el camino que debemos tomar para llegar al cielo.

El Señor nos dice: “…Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame…” Y eso es exactamente lo que un verdadero cristiano debe HACER. Debemos negarnos a nosotros mismos. Es decir, resistir la tentación de la justificación que ofrecen las religiones. T

omar nuestra cruz y seguirlo significa que estamos preparados para soportar el ridículo y la crítica de aquellos que no creen en Dios, y de aquellos que siguen religiones en las que nunca creerían. Ahora ven a Dios. No se deje engañar por las teorías hechas por el hombre. Deja de poner excusas por los pecados de tu vida, toma tu cruz y sigue a Jesús.

Entonces ahora pregunto: ¿A qué religión perteneces?

[1] Mateo 18:3; 19:14; Marcos 10:14; Lucas 18:16
[2] Diccionario de la Real Academia Española
[3] Baker’s Evangelical Dictionary of Biblical Theology
[4] Deuteronomio 9:7; Josué 1:18; 1 Juan 3:4
[5] Mateo 7:21-23
[6] Catecismo de la Iglesia Católica – 956 La intercesión de los santos
[7] Juan 14:6; 1 Timoteo 2:5
[8] Encyclopedia Britannica – Canonization
[9] Encyclopedia Britannica – Mormon
[10] Génesis 1:26; Juan 1:1; 14:9; 14:11; 16:15; 2 Corintios 13:13; 1 Juan 5:7
[11] Deuteronomio 4:2, Mateo 24:35, Hebreos 4:12-13, Apocalipsis 22:18-19
[12] LDS president and prophet Brigham Young, Journal of Discourses, vol. 7, p. 289
[13] Juan 3:711
[14] Marcos 16:15-16
[15] Efesios 4:22-24
[16] Mateo 28:16-20
[17] Santiago 2:14-26
[18] Juan 8:32

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto … Predicas Cristianas

Publicaciones Similares