Ceguera espiritual

Prédica de Hoy: Ceguera espiritual – Conforme a vuestra fe os sea hecho

© José R. Hernández, Pastor
El Nuevo Pacto, Hialeah, FL. (1999-2019)

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica: Mateo 9:27-31

Introducción

La semana pasada tocamos brevemente el punto de la ceguera espiritual. Si se acuerdan, les dije que en ocasiones, cuando a nuestra vida llega la adversidad o situaciones difíciles nuestra fe se debilita.

El problema está en que en la mayoría de los casos la fe debilitada afecta directamente de la manera que somos y actuamos, y cuando llegamos a éste punto en nuestra vida, entonces llega a nosotros la ceguera espiritual.

Les puedo decir que la ceguera espiritual es responsable de mantener a muchos atados a las cosas de éste mundo; la ceguera espiritual es responsable de mantener a muchos atados a los sufrimientos del pasado; la ceguera espiritual es responsable de mantener a muchos atados y alejados de la voluntad de Dios. Ahora pregunto: ¿es esto lo que Dios desea para Su pueblo?  .

La respuesta todos la conocemos y es ¡NO! El Señor quiere liberarnos de toda atadura para que podamos conducir una vida abundante. Cristo quiere que conduzcamos una vida gozosa, y victoriosa pero poder lograr el gozo y éxito que Él desea que tengamos existe una condición que tenemos que cumplir. Esta condición es que tenemos que fijar nuestra mirada en Cristo.

Es por eso que en el día de hoy deseo que examinemos unos versículos que abrirán nuestros ojos; unos versículos que nos demostraran tres pasos a seguir para obtener la liberación que buscamos. Pasemos ahora a la palabra de Dios.

Mateo 9:27-31Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! 28Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 29Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. 30Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa. 31Pero salidos ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra.

Aquí tenemos a dos ciegos que aparentemente estaban sentados cerca de donde Jesús iba pasando. Digo que estaban sentados porque en esos tiempos no existía la educación, oportunidades, y recursos disponibles que tiene una persona deshabilitada hoy en día, lo que quiere decir que en la mayoría de los casos los deshabilitados eran mendigos.

Ellos se sentaban en determinados lugares, usualmente en las avenidas o calles principales y pedían limosnas. Así que aquí tenemos a estos dos hombres, estas dos personas que no tenían recursos.

Aquí tenemos a estos dos hombres que estaban en una completa oscuridad, cuando de repente escucharon que cerca de ellos iba pasando Jesús, que iba pasando ese hombre de quien muchos hablaban que hacia milagros. Ahora, detengámonos aquí por un instante y hagamos una comparación entre la vida de esos dos hombres y la vida de muchos de nosotros hoy en día.

Publicaciones Similares