Hablaba con una persona el otro día, y discutíamos de la forma que se están desarrollando las cosas alrededor del mundo. Cosas como la globalización de comercios e industrias discutidas por el presidente Obama y el primer ministro de Inglaterra Gordon Brown, durante la cual el presidente Obama declaro: “La globalización puede ser una enorme fuerza para el bien”[1].

En realidad ésta idea de globalización le abre la puerta al sistema del anticristo como encontramos en el libro de Apocalipsis.  También tenemos la orden ejecutiva firmada por el presidente Obama el 9 de marzo del 2009, que remueve la prohibición de financiamiento federal para conducir investigaciones científicas de las células madre embriónica[2]. El problema en esto no es que dejemos de buscar curas a las enfermedades.

Anuncios

Las investigaciones científicas usando las células madre no es algo nuevo. Los científicos han estado investigando nuevas curas usando células madres de adultos por largo tiempo, el problema está en que para cultivar las células madre del embrión, el embrión tiene que ser destruido, algo que solo puede ser descrito como un asesinato ya que la vida comienza en el momento de la fertilización[3].

Tampoco podemos olvidarnos de los millones y millones de dólares que se han dispersado a los bancos y otras industrias, que se encuentran en situaciones financieras difíciles debido al malgasto de recursos y la corrupción.

Estamos hablando de millones y millones de dólares que bien pudieran haber sido usado para mejorar la sociedad y el mundo, pero que se han distribuido como especie de recompensa a políticos y hombres avaros y corruptos..

Anuncios

Existen numerosas otras cosas que están sucediendo en la política y acontecimientos mundiales que nos indican que Cristo está a la puerta. Con cada día que pasa las profecías bíblicas son cumplidas y el hombre se aleja más y más de la voluntad de Dios.

El problema está en que a través del tiempo han existido tantos charlatanes y farsantes que han usado las profecías como una táctica de terror para adelantar sus propias metas, que cuando se habla de las cosas que están sucediendo mirándolo todo de la perspectiva bíblica, y decimos que el regreso de Cristo no puede estar muy lejos, no es fuera de lo común escuchar como muchos dicen: desde que yo nací estoy oyendo lo mismo y nada ha pasado.

Esto es algo que se escucha con frecuencia de las personas inconversas, pero desafortunadamente no se limita a ellos. Ésta respuesta también es dada por muchas personas en el Cuerpo de Cristo que conociendo la verdad, conociendo que lo que hacen no es agradable a Dios, continúan una vida pecaminosa.

Anuncios

Continúan viviendo fuera de la voluntad de Dios dejándose arrastrar por la corriente de maldad que arrastra al mundo. Personas que piensan que porque son quien son, Dios hará una distinción, que Dios les aceptara tal como son. Pasemos ahora a la Palabra de Dios y veamos que encontramos acerca de éste tema..

2 Pedro 2:4-10Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; 5y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, 7y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), 9sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 10y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores.

Creo que no tenemos que mirar estos versículos aquí muy profundamente y encontramos que Dios tiene solo una manera de tratar con el pecado. No tendremos que profundizar mucho y veremos que no existen excepciones, no importa quien somos o quien creemos que somos, Dios no juega con el pecado; la paga del pecado es muerte.

Anuncios

Fíjense bien como nos dice aquí la Palabra: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio.” Esto nos deja saber claramente que Dios no hace excepciones; esto nos demuestra que Dios solo trata con el pecado de una manera..

El problema está en que muchas personas piensan que Dios mira el pecado en niveles. Es decir, pecados menores y pecados mayores. Esto no es un grave error, y no es algo que ha sucedido por coincidencia; esto es un plan del enemigo para apartar a los mismos creyentes de la voluntad de Dios.

Esto es algo que queda bien reflejado en las palabras del apóstol en 2 Pedro 2:18 cuando leemos: “Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.” .

El demonio quiere que pensemos que podemos pecar libre y deliberadamente y que mientras que no matemos a nadie, entonces no tendremos problemas con Dios. Pero la realidad es muy diferente a la mentira. Le realidad es que no podemos continuar una vida de pecado ya que hacer esto solo producirá que caigamos en un estado peor del que estábamos.

Anuncios

Esto es algo que queda bien reflejado en 2 Pedro 2:20 cuando leemos: “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.”

Ahora, no quiero que me vayan a mal interpretar; con lo que les he dicho no estoy diciendo que Dios no nos perdona. Dios nos perdona cuando nos arrepentimos genuinamente. Dios nos ama, y Él desea que vivamos en Su reino, pero nunca podremos obtener lo que Dios quiere para nosotros si primero no hacemos lo que Él quiere de nosotros. ¿Qué quiere Dios de nosotros?

Dios quiere un arrepentimiento de corazón, un arrepentimiento genuino. Recordemos que Dios no mira nuestras acciones para justificarnos, Dios escudriña nuestro corazón..

Según encontramos en los versículos que estamos explorando hoy, cuando Dios destruyo el mundo Él salvo a Noé. ¿Por qué salvo a Noé? Porque Noé era un hombre justo; fíjense bien lo que encontramos en Génesis 6:8-9 cuando leemos: “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. 9Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.”  Y es por eso que en los versículos que estamos explorando en el día de hoy leemos: “Noé, pregonero de justicia.”

Noé era un hombre que hacia la voluntad de Dios, él se sometía a Su autoridad y poder, y sus acciones y obediencia pregonaban el poder, majestad, y gloria de Dios. Y les puedo decir con toda certeza que esto no fue algo que le hizo muy popular. Estoy seguro que cuando comenzó a construir el arca todos aquellos que le rodearon pensaban que estaba loco.

Pero demostrar nuestra fe y pregonar la Palabra de Dios en todo momento es algo que Dios quiere de todos nosotros. Él no quiere que estemos solamente contentos de saber que somos salvo, Él quiere que pregonemos Su Palabra. Dios quiere que llevemos Su mensaje de salvación a todos los que nos rodean.

Estamos viviendo en tiempos muy difíciles, tiempos de confusión, tiempos de incertidumbre, tiempos donde con cada día que pasa el hombre se aleja más de Dios, así que tenemos que hacer mucho más que venir a la iglesia..

Continuando con nuestro estudio leemos: “…y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos.” ¿Por qué fue que Dios libro a Lot de la destrucción que vendría sobre ese pueblo? Dios lo libro porque aunque Lot vivía entre ellos, él no participaba en los pecados de ellos.