¿Queda tiempo?

Prédica de Hoy: ¿Queda tiempo?

Por: José R. Hernández, Pastor
Ministerio El Nuevo Pacto, Hialeah, FL.

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Lectura Bíblica:  2 Pedro 2:4-10

Introducción

Hablaba con una persona el otro día, y discutíamos de la forma que se están desarrollando las cosas alrededor del mundo. Cosas como la globalización de comercios e industrias discutidas por el presidente Obama y el primer ministro de Inglaterra Gordon Brown, durante la cual el presidente Obama declaro: “La globalización puede ser una enorme fuerza para el bien” [1].

En realidad ésta idea de globalización le abre la puerta al sistema del anticristo como encontramos en el libro de Apocalipsis.  También tenemos la orden ejecutiva firmada por el presidente Obama el 9 de marzo del 2009, que remueve la prohibición de financiamiento federal para conducir investigaciones científicas de las células madre embriónica [2]. El problema en esto no es que dejemos de buscar curas a las enfermedades.

Las investigaciones científicas usando las células madre no es algo nuevo. Los científicos han estado investigando nuevas curas usando células madres de adultos por largo tiempo, el problema está en que para cultivar las células madre del embrión, el embrión tiene que ser destruido, algo que solo puede ser descrito como un asesinato ya que la vida comienza en el momento de la fertilización [3].

Tampoco podemos olvidarnos de los millones y millones de dólares que se han dispersado a los bancos y otras industrias, que se encuentran en situaciones financieras difíciles debido al malgasto de recursos y la corrupción.

Estamos hablando de millones y millones de dólares que bien pudieran haber sido usado para mejorar la sociedad y el mundo, pero que se han distribuido como especie de recompensa a políticos y hombres avaros y corruptos..

Existen numerosas otras cosas que están sucediendo en la política y acontecimientos mundiales que nos indican que Cristo está a la puerta. Con cada día que pasa las profecías bíblicas son cumplidas y el hombre se aleja más y más de la voluntad de Dios.

El problema está en que a través del tiempo han existido tantos charlatanes y farsantes que han usado las profecías como una táctica de terror para adelantar sus propias metas, que cuando se habla de las cosas que están sucediendo mirándolo todo de la perspectiva bíblica, y decimos que el regreso de Cristo no puede estar muy lejos, no es fuera de lo común escuchar como muchos dicen: desde que yo nací estoy oyendo lo mismo y nada ha pasado.

Esto es algo que se escucha con frecuencia de las personas inconversas, pero desafortunadamente no se limita a ellos. Ésta respuesta también es dada por muchas personas en el Cuerpo de Cristo que conociendo la verdad, conociendo que lo que hacen no es agradable a Dios, continúan una vida pecaminosa.

Continúan viviendo fuera de la voluntad de Dios dejándose arrastrar por la corriente de maldad que arrastra al mundo. Personas que piensan que porque son quien son, Dios hará una distinción, que Dios les aceptara tal como son. Pasemos ahora a la Palabra de Dios y veamos que encontramos acerca de éste tema.

¿Queda tiempo?

2 Pedro 2:4-10Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; 5y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; 6y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, 7y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), 9sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 10y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores.

Creo que no tenemos que mirar estos versículos aquí muy profundamente y encontramos que Dios tiene solo una manera de tratar con el pecado. No tendremos que profundizar mucho y veremos que no existen excepciones, no importa quien somos o quien creemos que somos, Dios no juega con el pecado; la paga del pecado es muerte.

Fíjense bien como nos dice aquí la Palabra: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio.” Esto nos deja saber claramente que Dios no hace excepciones; esto nos demuestra que Dios solo trata con el pecado de una manera..

El problema está en que muchas personas piensan que Dios mira el pecado en niveles. Es decir, pecados menores y pecados mayores. Esto no es un grave error, y no es algo que ha sucedido por coincidencia; esto es un plan del enemigo para apartar a los mismos creyentes de la voluntad de Dios.

Esto es algo que queda bien reflejado en las palabras del apóstol en 2 Pedro 2:18 cuando leemos: “Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.

El demonio quiere que pensemos que podemos pecar libre y deliberadamente y que mientras que no matemos a nadie, entonces no tendremos problemas con Dios. Pero la realidad es muy diferente a la mentira. Le realidad es que no podemos continuar una vida de pecado ya que hacer esto solo producirá que caigamos en un estado peor del que estábamos.

Esto es algo que queda bien reflejado en 2 Pedro 2:20 cuando leemos: “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

Ahora, no quiero que me vayan a mal interpretar; con lo que les he dicho no estoy diciendo que Dios no nos perdona. Dios nos perdona cuando nos arrepentimos genuinamente. Dios nos ama, y Él desea que vivamos en Su reino, pero nunca podremos obtener lo que Dios quiere para nosotros si primero no hacemos lo que Él quiere de nosotros. ¿Qué quiere Dios de nosotros?

Dios quiere un arrepentimiento de corazón, un arrepentimiento genuino. Recordemos que Dios no mira nuestras acciones para justificarnos, Dios escudriña nuestro corazón.

Según encontramos en los versículos que estamos explorando hoy, cuando Dios destruyo el mundo Él salvo a Noé. ¿Por qué salvo a Noé? Porque Noé era un hombre justo; fíjense bien lo que encontramos en Génesis 6:8-9 cuando leemos: “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. 9Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.”  Y es por eso que en los versículos que estamos explorando en el día de hoy leemos: “Noé, pregonero de justicia.

Noé era un hombre que hacia la voluntad de Dios, él se sometía a Su autoridad y poder, y sus acciones y obediencia pregonaban el poder, majestad, y gloria de Dios. Y les puedo decir con toda certeza que esto no fue algo que le hizo muy popular. Estoy seguro que cuando comenzó a construir el arca todos aquellos que le rodearon pensaban que estaba loco.

Pero demostrar nuestra fe y pregonar la Palabra de Dios en todo momento es algo que Dios quiere de todos nosotros. Él no quiere que estemos solamente contentos de saber que somos salvo, Él quiere que pregonemos Su Palabra. Dios quiere que llevemos Su mensaje de salvación a todos los que nos rodean.

Estamos viviendo en tiempos muy difíciles, tiempos de confusión, tiempos de incertidumbre, tiempos donde con cada día que pasa el hombre se aleja más de Dios, así que tenemos que hacer mucho más que venir a la iglesia..

Continuando con nuestro estudio leemos: “…y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8(porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos.” ¿Por qué fue que Dios libro a Lot de la destrucción que vendría sobre ese pueblo? Dios lo libro porque aunque Lot vivía entre ellos, él no participaba en los pecados de ellos.

En otras palabras encontramos que al igual que Noé, Lot hacia la voluntad de Dios. Esto significa que para lograr ser salvo Lot tuvo que confiar completamente en Dios y tuvo que dejar su casa, y hasta tuvo que dejar algunos familiares para poder ser salvo.

Esto es algo que queda bien reflejado en Génesis 19:14 cuando leemos: “Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Jehová va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba.

¿Qué fue lo que Noé y Lot tuvieron que hacer para lograr su salvación? Ambos hombres tuvieron que dejar atrás el pecado. Ambos hombres tuvieron que hacer la voluntad de Dios. Lo que sucede con frecuencia es que cuando se habla del pecado muchas personas piensan que es imposible resistir la tentación.

Pero esto no es más que una mentira del enemigo, ya que Dios no permite que nos llegue ninguna tentación que no podamos resistir. Fíjense bien lo que encontramos en 1 Corintios 10:13 cuando leemos: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

El problema que existe es que el hombre rehúsa someterse a la voluntad de Dios. El hombre rehúsa someterse a Su palabra, pero nunca nos olvidemos de lo que encontramos aquí cuando leemos: “sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; 10y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores.” Ésta es una gran advertencia para la humanidad completa, pero especialmente para todos aquellos que profesando ser cristianos continúan conduciendo una vida pecaminosa..

Y quiero que prestemos mucha atención a lo que nos dice aquí la Palabra: “no temen decir mal de las potestades superiores.” ¿A qué se refiere esto? ¿Se refiere a la blasfemia del Espíritu Santo? ¿Se refiere a lo que decimos verbalmente? La respuesta es si, pero también se refiere a lo que NO decimos. ¿Por qué digo esto?

Digo esto porque si al escuchar cosas que bien sabemos van en contra de la voluntad de Dios no levantamos nuestra voz en oposición, en esencia lo que estamos haciendo es declarando que el demonio es más poderoso que Dios. Nuestro silencio NO testifica del poder de Dios, nuestro silencio testifica del poder del enemigo. Es por eso que les digo que como fieles creyentes tenemos que testificar y defender nuestra fe en todo momento..

Tenemos que testificar que nuestro Rey y Salvador vive, que Él y solo Él puede salvar. Tenemos que estar listos a testificar de Sus promesas para el futuro. Tenemos que estar listos para hablar acerca del Reino de Dios a todos los que están a nuestro alrededor. Tenemos que estar listos en todo momento para testificar de Su poder, de Su gloria y de Su misericordia.

No importa donde estemos, no importa con quien estemos, no nos podemos avergonzar de nuestro rey y Salvador. ¿Podemos nosotros detener lo que esta sucediendo o lo que va a suceder en el futuro? La respuesta es NO.

Esto es algo que queda bien reflejado en 2 Pedro 3:10 cuando leemos: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

La Palabra de Dios se cumplirá a pesar de lo que nosotros podamos hacer, y es por eso que nuestro llamado no es detener lo que ha de sobrevenir a éste mundo.  Nuestro llamado es como encontramos en Marcos 16:15 cuando leemos: “…Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” Nuestro llamado es llamar al pecador al arrepentimiento, y predicar el evangelio de salvación..

Como les dije al inicio, a través de la historia han existido y aun existen muchos que usan las profecías para atemorizar al pueblo, con el propósito de avanzar sus propias agendas, y comercializar la iglesia.

Esto ha causado que muchos rehúsen aceptar la Palabra de Dios, y que numerosos creyentes se alejen de Él. Es por eso que quiero que quede bien claro que con estas cosas que les he dicho yo no he implicado que conozco con exactitud la fecha de la llegada de nuestro Señor Jesucristo.

Con todo esto que les he dicho NO he tratado de atemorizar a nadie, y todos saben muy bien que yo NO tengo ninguna agenda secreta.

Mi agenda ha sido la misma desde que iniciamos el ministerio, mi agenda y la agenda de todos nosotros que trabajamos en ésta obra es de predicar la verdad de Dios en todo momento, y la de llamar al pecador al arrepentimiento. Es por eso que hoy les digo que tenemos que estar preparados porque el día se acerca.

En Marcos 13:28-29 encontramos que el Señor nos dice: “De la higuera aprended la parábola: cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 29Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.”  Las señales son evidentes para todo aquel que conoce la Palabra de Dios.

Con solo prestar atención a lo que está sucediendo a nuestro alrededor, con solo prestar atención a las condiciones que está el mundo, pronto nos damos cuenta de que el regreso de nuestro Señor está mucho más cerca de lo que pensamos. Pero el pecado, las tradiciones, y las doctrinas inspiradas por demonios e implementadas por hombres han creado una barrera entre el hombre y Dios..

Para concluir. En el libro de Daniel capitulo 12 encontramos que se nos habla del tiempo final, pero en Daniel 12:4 encontramos algo muy especial que nos hace despertar; se nos dice: “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.” Quiero que prestemos mucha atención aquí cuando leemos: “la ciencia se aumentará.”

Quiero que prestemos mucha atención a esto porque el hombre moderno se ha endiosado. El orgullo, la soberbia, la autosuficiencia, la tecnología, y la ciencia han desplazado al Dios vivo y verdadero de la mente de muchos.

Han desplazado al Dios creador, al Dios revelado por Jesucristo, al Dios de la Biblia.  La ciencia y filosofías pretenden tomar el lugar de Dios, y como nos dice la Palabra muchos corren de aquí para allá en busca de soluciones humanas las cuales nunca podrán solucionar nada.

¿Existe algo que el mundo pueda hacer para solucionar los problemas eminentes e inmediatos que existen hoy en día? La respuesta es si, y la encontramos en 2 Crónicas 7:14 cuando leemos: “…si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

Escucha hoy Su voz, escucha Su advertencia, arrepintámonos de nuestros pecados y humillémonos ante Su presencia. No cometamos el error de pensar que existe mucho tiempo antes de Su regreso, y que siempre tenemos la oportunidad de arrepentirnos más tarde; recordemos que el día de mañana no se le ha garantizado a nadie.

[1] http://www.america.gov
[2] http://www.huffingtonpost.com/2009/03/09/obama-stem-cell-research_n_173075.html
[3] Salmos 139:13-16; Jeremías 1:4-5.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

El Nuevo Pacto.. Predicas Cristianas

Publicaciones Similares