La labor de una madre toma determinación, paciencia y comprensión. La labor de una madre es perseverar, y en muchas ocasiones es subestimada. Y esta perseverancia es la que vence; fíjense bien en lo que sucedió aquí para que entiendan bien lo que les digo.

Aquí vemos que el Señor al ver las virtudes de esta mujer le respondió diciendo: “…Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora…” Dile a la persona que tienes a tu lado: Dios recompensa la perseverancia.

Anuncios

Ahora bien, yo sé que no todos han tenido la bendición que mi hermano y yo hemos tenido, de tener una madre como la nuestra.

Haga clic para iniciar el audio. El audio puede tardar unos segundos en cargar, todo depende de la velocidad de su conexión.