Como he dicho en otras predicaciones, en ocasiones obedecer a Dios se nos hace difícil, y existen numerosas razones por la que esto sucede. Pero yo diría que la razón principal es porque con frecuencia, muchos no logramos entender el porqué suceden las cosas.

Y el resultado final siempre es el mismo, el resultado final es que caemos en un estado de desobediencia y rebeldía, y esto detiene que podamos escuchar la voz de Dios.

Anuncios

Como he dicho en numerosas ocasiones, Dios nos habla en todo momento, pero nosotros no siempre le oímos, o deseamos escucharle.