Yo diría que la razón principal por la que existen tantos cristianos que no han logrado obtener la felicidad, es porque en la gran mayoría de las ocasiones, muchos tienden a buscar la felicidad en lugares equivocados.  En otras palabras, muchos tratan de hallar la felicidad en las cosas no duraderas, es decir, las cosas del mundo.

Estamos hablando de cosas como las riquezas, posesiones materiales y demás.  Y existen muchos que se pasan una vida entera corriendo tras estas cosas, y no logran darse cuenta que la felicidad que Dios desea otorgarnos es más valiosa que cualquier cosa material o posesión.

La felicidad que Dios desea entregarnos no solamente nos conduce a una vida feliz, sino que también nos entrega la paz que tanto necesitamos.