Sermones en Audio

Lo que le sucede a muchos cristianos es que a veces vemos como al impío le va bien y próspera, mientras que al que hace lo recto delante de Dios, en ocasiones se encuentra atravesando por algún momento difícil.

Pero lo que debemos y tenemos que reconocer, es que eso no significa que Dios se ha olvidado de nosotros, y que nuestra recompensa no será la correcta. Sino lo que debemos tener siempre en mente es que Dios solo está preparando las cosas, y lo que Él hará es perfecto. En  otras palabras, no nos faltará nada [2].

Claro está en que siempre confrontaremos las injusticias de la vida, y esto causa que como Job, lleguemos a preguntarnos: “¿Por qué viven los impíos, Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?” (Job 21:7). Digo esto porque muchos, al observar la condición humana en todo el mundo, podemos observar desigualdad, maldad y destrucción.

Para leer esta predicación, haga clic aquí

Anuncios

Para ver esta predicación, haga clic aquí